Etiquetas

,


Juanito Pérez Pérez para los amigos y familiares es un aburrido comercial cerca de los cuarenta, divorciado y con dos hijos y por otro lado en la misma persona está Número Tres, un asesino a sueldo sin escrúpulos. Tras realizar su último encargo decide tomarse unas vacaciones de un mes con sus hijos, pero le avisan de la empresa que tal vez tenga que cumplir otro encargo en la zona donde va a ir de vacaciones, esta correrá con los gastos de un camping nudista de Murcia en el que alguien debe morir. ¿Pero quién? Esto es lo que tiene que averiguar Número Tres.

Al llegar al camping con sus hijos coincidirá con la madre de estos y su nuevo novio, un importante juez, un antiguo amigo de la infancia tuerto y cojo, un detective que le sigue la pista desde hace tiempo , otro asesino a sueldo compañero de fatigas pero menos sofisticado que él y una trabajadora del camping llamada Yolanda que le dará unas cuantas alegrías. A su vez conoce a un personaje bastante peculiar llamado Camilleri, como el escritor, en un homenaje del autor al escritor siciliano.

Para número tres la vida en el camping no va a ser nada fácil, con tanto bellezón alrededor y el cargado de pudor por tener que estar desnudo en esas condiciones. Con tanta coincidencia de conocidos es como si montara un circo y le crecieran los enanos.

A medida que pasan los días está convencido de que el objetivo del asesino es él, lo que tiene que adivinar ahora es quien de ellos quiere matarlo: el juez, el asesino a sueldo, el policía.

La novela cargada de humor, en ese desdoblamiento de personalidad de nuestro hombre hace que nos preocupemos más por el timorato Juan Pérez que por número tres, pues esta identidad entrará en crisis, tras toparse con la cotidianidad de la vida, con su lado bueno y malo, nuestro hombre llega a plantearse si merece la pena la vida que lleva.

Anuncios