Etiquetas

, , ,


Calificada como la gran novela yiddish de la literatura, Bergelson sitúa la trama en los agitados años de la decadencia del Imperio Ruso, un período de transición en el que la pequeña burguesía judía intenta en vano preservar su identidad cultural.

Mirel Hurvits es una joven que lo único que desea en su vida es conservar su identidad y su independencia, ya al comenzar la novela cancela un futuro matrimonio con un joven llamado Velvl Burnes del mismo shtetl donde vive, pequeña ciudad propiedad privada de la nobleza poblada por judíos. A partir de este momento se genera un pequeño revuelo en torno al personaje protagonista, la cual en la primera parte de la novela siempre aparece acompañada de un joven cojo, que se dedica a impartir clases y que está enamorado de ella, porque ese es el mal que acompaña a Mirl, que todos los hombres caen rendidos a sus pies.

La novela estructurada en cuatro partes en la segunda nos presenta la decadencia de la tradicional familia de la joven hundidos en la bancarrota, ante esto se plantean que nunca podrán casar a su hija puesto que no disponen de dinero para la dote, pero un joven enamorado de Mirl llamado Shmulik Zaidenovski desea tan fervientemente casarse con la muchacha que no quiere dote, los padres apalabraran la boda mientras la comprometida se opone al matrimonio pues no siente nada por el hombre con el que se va a casar.

Contraen matrimonio con una serie de condiciones por parte de la novia, pero a partir de ese instante comienza el principio del fin para la joven que será desgraciada con su marido y con la familia de este que es con la que tiene que convivir, en ocasiones se la verá sola caminando por la ciudad y hablando con un joven enamorado lo que da pábulo a todo tipo de murmuraciones. La vida de Mirel es aburrida y se sucede un día tras otro sin que llegue una primavera para ella, siempre vive en un continuo invierno. Este matrimonio de conveniencia la desintegra de tal modo que al final de la historia no sabe realmente lo que quiere, o si perdió el tren que se acerco y dejo escapar y se convierte en una mujer triste que vagabundea por el mundo sin esperanzas.

Mirel Hurvits –comparado en ocasiones con madame Bovary de Gustave Flaubert–, es una bella, triste, inteligente mujer que se debate entre la tradición y la modernidad, la búsqueda de un sentido para su vida y el rechazo al rol femenino en la sociedad de la época.

Es muy elocuente el párrafo final de la novela refleja todo el espíritu de la misma.

Anuncios