Etiquetas

,


proximaPróxima estación: Final de trayecto es una novela que en algunos momentos más bien muchos me ha parecido un tanto ridícula, demasiado explicita ya que trata un tema un tanto delicado para algunos y parece que para los hombres un auténtico drama, al menos para el protagonista de la historia.

Jacques Rainier tiene cincuenta y nueve años, es un potentado del mundo editorial que se encuentra al borde de la quiebra, como al borde de la quiebra también se encuentra su vida sexual o a él se lo parece. Mantiene una relación con Laura una joven brasileña unos treinta y cinco años más joven. En un viaje a Venecia  un amigo de la misma edad obsesionado con el mito de la virilidad, le hace unas confidencias en relación con la edad  y el declive sexual y el tema empieza a obsesionar a nuestro editor que comenzará a visitar médicos porque en principio no cumple con la joven más que unas tres veces a la semana.

En realidad el hombre no se plantea en un momento dado que en las relaciones entre parejas haya algo más allá del sexo y que la joven está enamorada de él por ser precisamente como es, algo que creo que en algunas relaciones un tanto insanas es un reflejo de la realidad.

En su obsesión llega a cometer actos de lo más extravagantes como contratar a un camarero español, bastante vivo y un poco ladronzuelo para que motive su fantasía sexual.

Lo destacable en la relación es la generosidad de Jacques en las relaciones, mientras que la mujer parece una espectadora pasiva en la historia que en algunos momentos padece ataques histéricos de llanto, las más de las veces incompresibles.

En el capítulo final cuando va en el metro y ve el letrero próxima estación: final de trayecto esta convencido que ese es su destino y a partir de ese instante la historia nos conduce hacia un final de lo más demencial.

La novela tiene cierto carácter autobiográfico en la relación que mantuvo con la actriz Jean Seberg de la cual se separó en 1970. Os pongo un enlace a El Mundo en donde se habla de la relación de la pareja, tal vez sirva para comprender un poco más la narración.

El escritor que amó a Jean Seberg

Anuncios