Etiquetas

, , ,


azul-marinoCon azul marino se cierre la excelente trilogía escrita por Rosa Ribas y Sabine Hofmann, protagonizada por la periodista Ana Martí y ambientada en los años 50, en plena dictadura española.

En esta tercera entrega Ana Martí sigue trabajando para El Caso y Mujer Actual, este segundo trabajo no es que entusiasme a nuestra reportera, pero le sirve de  ayuda para llegar a fin de mes, aunque bregar con algunos de los personajes que le toca en Mujer Actual no es del agrado de Martí.

En esta ocasión en El Caso no hay mucho trabajo, nada más que un reportaje de una joven modista que se ha suicidado. Así que cuando requiere sus servicios como interprete el inspector Isidro Castro, con el que ya había colaborado anteriormente, para aclarar el asesinato de un marinero estadounidense, Ana no duda en ayudar al inspector, a cambio de la exclusiva para el periódico.

Corre el año 1959, la Sexta Flota norteamericana permanece fondeada en el puerto de Barcelona. En un antro del Barrio Chino se ha producido una reyerta en la cual han matado ha un marinero rajándole el cuello. En un principio parece una pelea arrabalera, a medida que la periodista y el inspector avanzan en la investigación parece que el marinero escondía más de un asunto.

Se barajan dos móviles, el joven se iba a casar con una joven española, el inspector se topa contra una pared cuando intenta conocer la identidad de la joven, así que por una parte tenemos el motivo de los celos. El otro móvil tiene que ver con el contrabando, el joven traficaba con tabaco, Ana e Isidro piensan que además de tabaco, como su objetivo era casarse y llevar a la joven consigo, se hubiera pasado al contrabando de sustancias más fuertes como la cocaína que aporta más beneficios, puesto que algunos marineros la consumen habitualmente.

Los americanos buscan un culpable español, mientras que los españoles prefieren que el asunto se quede dentro de la flota, puesto que cada vez que un barco americano atraca en el puerto los follones suelen ser mayúsculos y la policía española está convencida de que el asesino esta dentro de algún miembro de la flota.

En esta última entrega la prostitución está presente en toda la novela, mundo donde nuestra periodista se mueve como pez en el agua, puesto que las prostitutas del barrio chino ya la conocen de un caso anterior y la ayudaran a esclarecer el asunto. Otro tema es el de la doble moral de las clases altas, con sus niños acogidos y las madres a las que ayudan en el taller de costura, mujeres de las que su familia ha renegado y por mantener a sus hijos a salvo hacen todo aquello que les imponen personas sin escrúpulos que se aprovechan de sus debilidades.

La novela como las anteriores está bien escrita y documentada. Es una pena que se acabe esta trilogía. A mí la que más me ha gustado fue el Gran frío pero las tres me han parecido excelentes.

Anuncios