Etiquetas

, , ,


ethanfromeEdith Warton se sale de sus novelas urbanas de sociedad y con una sencillez fuera de lo corriente nos narra de forma sublime una historia de amor como tantas existentes en la literatura, ambientada en una zona rural.

La novela tiene dos narradores, se abre y se cierra con la voz de un joven ingeniero que contrata a Ethan Frome como conductor durante la semana que tiene que pasar en la ciudad de Starkfield (lugar ficticio de Nueva Inglaterra). Un día cuando intenta volver a su casa una nevada se lo impide, Ethan Frome  le trata de acercar al lugar que desea ir, pero el camino esta intransitable por la nieve, debido a ello le invita a quedarse en su casa. A partir de aquí surge un diálogo entre ambos, en el que el hombre le pregunta porque sigue viviendo en la localidad cuando la tendencia de la población es abandonarla. En este momento el discurso narrativo lo toma el protagonista de la historia: Ethan Frome, un hombre con aspecto cansado, cojo y envejecido prematuramente.

Ethan esta casado con Zeena, una mujer enfermiza, por ello han acogido en su casa a Mattie, prima de la esposa, puesto que a la muerte de sus padres se quedó en la ruina y con ellos tiene la oportunidad de llevar una vida más o menos normal y ayudar a Zeena con las tareas de la casa.

Entre Ethan y Mattie existe una relación cordial, que en un momento dado le hace pensar a Ethan, cuando ve a la joven rodeada de otros jóvenes del lugar al llevarla a un baile, incitado por su esposa, que no sólo es afecto lo que siente por Mattie, sino algo más.

Zeena, un día le dice a su marido que se encuentra peor y que va a consultar a otro médico de la ciudad vecina, por lo tanto se marchará dos días y dejará solos a Ethan y Mattie. En este espacio de tiempo los sentimientos de ambos afloraran a la superficie y no solo es Ethan el enamorado de Mattie, sino que esta también le corresponde, aunque no se lo hace ver de manera clara, mas el coqueteo de la mujer y la complicidad existente entre ambos lo insinúa.

A la vuelta de la mujer, que ya sospecha lo que ocurre, le dice a Ethan que necesita cuidados especiales y que tal vez la tengan que intervenir, por lo que ha contratado a una enfermera que ocupará el lugar que Mattie tiene ahora en la casa, a Ethan se le cae el mundo encima y la historia nos lleva a un final trágico (que no os cuento) en el que ninguno de los personajes volverá a ser feliz, exceptuando quizá a la manipuladora Zeena.

La manipulación a través de la enfermedad, la culpa por los actos llevados a cabo por Ethan, serán dos de las grandes constantes en la novela. Aunque Ethan no es el culpable de todo lo que ocurre, la losa pesará sobre él durante el resto de su vida.

Anuncios