Etiquetas

, , ,


las-chicasEn realidad creo que me estoy haciendo muy mayor porque las novelas que este año han deslumbrado a mucha gente o les han parecido un bombazo, a mí me han parecido un tema trillado visto en películas, leído en otros libros y carente de originalidad, como es el caso de las chicas. Me da la impresión que tengo que volver a los clásicos.

Aunque la novela no esta mal, porque la autora ha sabido captar las debilidades de una parte muy grande de la población, esos adolescentes a los que no les hacen mucho caso y se quedan deslumbrados por adultos o jóvenes mayores que se fijan en ellos como si fueran un diamante en bruto. Tras todo esto hay un fingimiento y una mentira propia de las sectas, es el caso de Evie, nuestra protagonista, que sin comerlo ni beberlo se mete en la boca del lobo sin ningún tipo de conocimiento de que va el asunto, hasta que no pasa el tiempo no se da cuenta de en lo que se podía haber convertido su vida, de por sí ya bastante tocada.

Evie, es hija de unos padres divorciados, vive con su madre, que esta buscando marido y no es que la haga todo el caso del mundo, pero tampoco la ignora, tiene amigos, pero no se siente cómoda con ellos, tiene la sensación de ser un cero a la izquierda. Un día ve en un parque a unas chicas un tanto desharrapadas, descalzas, que entran a una tienda e intentan robar papel higiénico, pero las pillan, Evie se ofrecerá a hacerlo ella, mas lo pagará religiosamente.

En este momento comienza una relación de dependencia de este grupo de chicas y de su líder Russell, aunque a Evie quien realmente la deslumbra es Suzanne, una joven mayor que ella, con la que se inicia en el sexo, las drogas y en unas cuantas cosas más, no demasiado convenientes para una joven un tanto cándida como nuestra protagonista.

Las jóvenes viven en un rancho con Russell, el hombre que dirige el cotarro, o la secta, todas le profesan autentica devoción y a todas ellas manipula como desea, en realidad el proceso de manipulación es algo que va asociado con el rancho y la secta que lo habita. Todo esto conducirá a un final poco deseado para estas muchachas.

La autora se inspira libremente en un episodio célebre de la crónica negra americana: la matanza perpetrada por Charles Manson y su clan. Pero lo que le interesa no es la figura del psicópata demoníaco, sino algo mucho más perturbador: aquellas chicas angelicales que cometieron un crimen atroz y sin embargo durante el juicio no perdían la sonrisa… Sobre ellas  –¿qué les llevó a traspasar los límites?, ¿cuáles fueron las consecuencias de unos actos que las perseguirán siempre?

Como dije al principio a mí la novela no me ha parecido gran cosa, para aquellos que no conocen el episodio tal vez tenga más interés, tampoco me ha impactado en general como ha tratado el tema la autora.  Correcto sin más.

Anuncios