Etiquetas

, ,


aguaceroEs curioso que este año se hayan escrito varias novelas negras ambientadas en los años de la posguerra, la primera que leó es la de Luis Roso, tengo pendiente la de Rosa Ribas y Sabine Hoffman que se desarrolla a su vez en torno a estos años.

El debut de Luis Roso en la literatura me ha parecido bastante interesante, puesto que el autor no conoció la época, pero parece que hubiera sido un habitante más del pueblo de las Angustias. Pueblo donde se debe desplazar desde Madrid el inspector Trevejo para resolver cuatro crímenes un tanto peliagudos: el de dos guardias civiles, los cuales han sido torturados y el del alcalde del pueblo y su mujer, a los cuales sorprendieron en su casa y los asesinatos no fueron tan brutales como los anteriores.

Para moverse sobre el terreno contará con la ayuda de un guardia civil de nombre curioso: “Aparecido”, debido a la patrona de Cantabria, la Bien Aparecida, sinceramente he de decir que yo en mi tierra no conozco a ningún Aparecido, el guardia civil será fundamental para la investigación puesto que al vivir en el pueblo sabe de que pie cojean casi todos los parroquianos, y los secretos que esconden la mayor parte de ellos, que no son pocos. Aparecido es el personaje más amable de la historia, hace que le cojas cierto cariño, tan solicito, con una personalidad en la que contrasta grandes dosis de astucia para unas cosas y candidez para otros temas.

Cuando Ernesto llega al pueblo, ya habían realizado una detención, la de Abelardo, un hombre mayor, al que todo el mundo tacha de comunista y está era la opción más fácil, lo ponen en libertad puesto que es imposible que haya sido él, lo que pretendían ante todo era sacar información.

Corre el año 1955 y en el pueblo están construyendo una presa, años de  presas y pantanos, al frente del control de la construcción estará un alemán, del que todo el pueblo dice que era un antiguo nazi. La venta de los terrenos para la presa supondrá un pico para los habitantes del pueblo, sobre todo para un conde venido a menos, se investiga el móvil económico pero no van por ahí los tiros.

La construcción de la presa traerá a muchos obreros andaluces, algunos de los cuales pierden la vida en la obra. La historia se complica un poco más cuando aparece asesinado el capataz de la presa ya que tenían resueltos los cuatro crímenes anteriores. ¿Es entonces el presunto asesino el autor también de este crimen? Os dejo con la pregunta y os recomiendo la novela, interesante visión de la década de los 50 del siglo pasado en un pequeño pueblo perdido.

Anuncios