Etiquetas

, , , , , ,


elsecretoVoy a comenzar esta reseña diciendo que este libro ha tenido momentos en los que pensé que la autora se estaba quedando con los lectores, así directamente. Ya en su día el jilguero me gusto, pero no me pareció el libro del año como leí en muchos blogs, artículos. Pero sinceramente lo del secreto, el cual me he enchufado entero, 770 páginas me ha parecido el no va más.

El libro es un libro de personajes, ante todo, el primero que escribió la autora, personajes he de decir que a mí me parecen un tanto extraños, a pesar de su juventud, según la cual se les puede perdonar todo lo que hacen,  vamos que no cuela.  Hay momentos en el libro que me han parecido tan surrealistas que me ha dado la risa, no os los desvelo porque no quiero contar el secreto, pero ojo al momento en que todos están en casa de Bunny, el tema tiene tela, cuando hablan de la madre y la familia, los Gucci etc. La frivolidad en esta panda de jóvenes no tiene límite.

El argumento más o menos es el siguiente: Richard Papen, un joven californiano que abandona sus estudios de medicina consigue una beca para estudiar en Nueva Inglaterra, sinceramente se me ha olvidado lo que en un principio quería estudiar, como en esa especialidad no tiene la optativa de griego, asignatura que se la daba muy bien en medicina,  se mete así como quien no quiere la cosa, en una licenciatura en clásicas de lo mas selecta, a la cual sólo acuden cinco alumnos y un profesor difícil de definir: esnob, erudito, sabio, cínico, no sé que definición darle.

Comparte clase con dos gemelos chico y chica, llamados Charles y Camilla, un tipo bastante estirado llamado Henry y dos alumnos más llamados Bunny y Francis, todos ellos bastante ricos o de familias pudientes, sobre todo Henry y Francis aunque no manejen demasiado,  nuestro joven tiene un padre que trabaja en una gasolinera y cuando le preguntan dice que sus ingresos provienen del petróleo.

Jóvenes encantadores que le admiten en el grupo sin reservas, excepto Henry que pondrá más objeciones. Pero cuatro de estos jóvenes de la noche a la mañana realizan una excursión nocturna e invocan a los hados o alguna tontería semejante relacionada con el mundo griego y se cargan a un hombre y lo mejor de todo, se quedan tan anchos, no tienen ninguna conciencia de culpa, o les dura un día, lo que tardan en quitarse el marrón de encima. Vamos, unas joyitas. Pasamos de los adorables especialistas en griego a unos psicópatas en potencia. Porque parece que están por encima de un pobre hombre trabajador.

Esto es sólo el comienzo porque no os voy a desvelar más de las “travesuras” de esta panda. Al final la novela ganará un poco, pues es cuando los protagonistas empiezan a tomar conciencia, pero no por lo que han hecho, sino por la situación que se genera entre ellos.

La novela se define como un drama psicológico, desde luego drama es, pero la psicología de esta mujer respecto a sus personajes no sé donde la ha dejado y el narrador en ocasiones me parece demasiado plano para los acontecimientos que le rodean. A pesar de ser el que menos se coloca, porque los otros lo hacen a base de bien.

La novela es fácil de leer, yo tengo esta opinión pero hay personas a las que les ha gustado más que el jilguero, así que tal vez no sea objetiva. Ahora lo que no me pueden vender es que esta novela es psicológica, yo diría más bien psicópata.

Anuncios