Etiquetas

, ,


CUBIERTAS Detrás y delante de los puentes.indd«Son las seis de la mañana. Camino hasta la parada del 43 que está al otro lado del río. No hay nadie en la parada. Llevo una bolsa de nailon en la que he metido una toalla, un peine, un pequeño bote de gel que sirve para el cuerpo y el pelo, un maillot de espuma y unas zapatillas negras», cuenta la narradora de Detrás y delante de los puentes, novela íntima y biográfica de Esmeralda Berbel, que desgrana su infancia en  Sant Adrià del Besós con olor a cubas, azufre y tabaco, pero también al escay del gimnasio y a vaqueros en los roces del amor.

Detrás y delante de los puentes es la historia de Esmeralda Berbel, de su infancia y adolescencia en Sant Adrià del Besós, una infancia en la que sus padres regentaban un bar y a ella la salían sabañones de tanto fregar. Infancia en la que iba a Barcelona con su equipo de gimnasia para hacer el vertical, el puente…

Nos narra la relación con su única amiga Ana Mari, su complicidad y a la que le fascinaba el bar de su amiga y poder estar detrás de la barra como ella. Su temporada en Barcelona por ese ojo vago que la hizo volver con gafas y un ojo tapado, y a ella los seis meses le parecieron un año.

Las relaciones con la familia y los hermanos, su primer amor y como pasa de ser  niña a adolescente montada en una Puck en un nuevo colegio.

Todo ello con una prosa poética e intimista que a mí en ocasiones me ha recordado algunos momentos de mi infancia cuando hablaba de Bonys y demás dulces de la familia, ademas de la organización escolar y alguna cosa más.

Una historia nostálgica y un tanto triste pero que merece la pena leer.

Anuncios