Etiquetas

, , ,


tanpocavidaEsperaba esta novela como agua de mayo, pensé que iba a ser algo inolvidable, adictivo, de hecho sí es adictiva, pero hay muchas cosas en ella que me cuesta creer y demasiadas páginas que me sobran,  al menos unas cien de Jude haciéndose cortes, ya sabemos que se corta pero creo que no es necesario toda la profusión de detalles que da la autora en profundidad, largura, tipo de cuchilla etc., peca de repetitivo y aburrido. En ocasiones me ha costado empatizar con Jude, el protagonista real de la historia, porque sus tres amigos son comparsas que giran en torno a Jude, tal vez Malcolm en menor medida, pero Willen y JB en la historia son una especie de prolongación de este, sin él no tendrían demasiado sentido.

La historia comienza con cuatro amigos que se conocen en la universidad, provienen de familias totalmente distintas. Malcolm un mestizo de clase alta que estudia arquitectura, que en el momento que se inicia la novela no siente que su familia le apoya demasiado, es el único que todavía vive con sus padres. JB, homosexual y negro que estudia arte y a lo largo de toda la novela realizará exposiciones de los cuatro amigos como tema central, es el que tiene una relación más normal y equilibrada con su familia. Willen estudiante de arte dramático, descendiente de inmigrantes suecos, el cual tendrá una relación bastante complicada por no decir inexistente con sus padres y por último está Jude, la gran incógnita, nunca habla a sus amigos de su familia y en realidad no saben si tiene o no, pero como veremos a lo largo de la novela, Jude proviene de casas de acogida y de un primer hogar con unos curas que tenían poco de bondadosos.

A lo largo de la historia, que tiene unas mil páginas, vemos la evolución de los cuatro como llegan a triunfar cada uno en sus facetas, Willen se convertirá pronto en un actor reconocido, Malcolm en un excelente arquitecto, Jude en un abogado implacable y JB al último que le llega el éxito con el arte, pero sus cuadros llegaran incluso al MOMA.

La novela habla sobre todo de la amistad y del dolor, el dolor insufrible que sufrió Jude en su infancia, los abusos, el maltrato, lo que le ha llevado a ser un chico tullido como se ve él, porque Jude se ve como en un espejo roto: deforme y es incapaz de creer que alguien sea capaz de amarle, como lo aman sus amigos o Harold y Julia que cuando es adulto le adoptan.

Uno de los defectos que le veo a la novela es que la escritora en ocasiones se centra más en describirnos el dolor físico que ese otro dolor que arrastra Jude desde la infancia, ese dolor que le hace cortarse y darse golpes.

Y hay algo que me cuesta bastante creer, Jude en la edad adulta solo encuentra gente que le adora, que ve sus virtudes, que le rinde devoción, mientras que en su infancia no hubo nadie, me parece una total contradicción la situación de ahora y la de la infancia. Como las formulas de cortesía que mantienen continuamente, con el disculpa, perdona, pero Jude siempre hace lo que le da la gana y luego pide disculpas y se acabo, cerrado el capítulo, tal vez el más coherente con él es su medico, Andy, que es el que le trata con menos miramientos a pesar de ser el que más sabe de su vida.

Jude no me parece bondadoso en la madurez, me parece implacable en su trabajo, donde se desahoga de todas sus frustraciones y me parece una persona rencorosa. De hecho cuando no es capaz de perdonar a JB por algo que le hizo, me parece que le gusta humillar como le humillaron a él. El personaje más bondadoso de la historia me parece Willen, porque en el fondo creo que Jude le recuerda a su hermano y la evolución de la amistad de ambos a otra cosa, sinceramente pueden tacharme de frívola me parece un tanto absurda.

Tan poca vida es una historia que engancha, dolorosa, que nos muestra el sufrimiento pero una novela sobrevalorada, algo parecido nos contaba James Rhodes en Instrumental y era mucho más creíble y preciso, probablemente porque narraba algo que había vivido en sus propias carnes.

 

Anuncios