Etiquetas

, , , , ,


Manantial, El_135X220Hasta el nombre de la novela es de culebrón, el nombre de una finca como Falcon Crest o algo parecido, pero en este caso es “El manantial” porque la finca tiene dentro un manantial que la hace única, mientras en todo el Reino Unido viven una sequía como hace muchos años en El manantial sigue lloviendo y no tienen carencia de agua.

En esta situación de desconcierto, Mark y Ruth Ardingly deciden marcharse del polvoriento Londres para instalarse a vivir en el campo, cada uno impelido por sus propias razones: Ruth busca una nueva oportunidad; Mark, un sitio donde refugiarse del mundo y de sí mismo, y ambos, un hogar apacible donde criar a su pequeño nieto, Lucien. Su destino será El Manantial, una finca solitaria, sorprendentemente verde y fértil.

La historia comienza con la detención de Ruth, ya sabemos al comenzar la novela que Ruth esta ahora sola en el Manantial con sus carceleros, pero lo que no tenemos claro es porque, hasta que llega el meollo del asunto, su nieto ha muerto y de momento las causas de la muerte ni quien lo ha hecho están claras y en el momento en que ocurrió la muerte Ruth no estaba en su mejor momento.

Cuando van a vivir al manantial la situación se les complica por momentos, puesto que mientras todos sus vecinos viven una autentica sequía ellos tienen agua, pues dentro del manantial hay un acuífero. Esto les lleva a una situación en la que serán despreciados y odiados por su entorno pues ellos pueden cultivar y acceder el agua y el resto del país no. A Ruth la situación le llega a afectar tanto que quiere vender la finca, además tienen buenas ofertas sobre la mesa, pero Mark se niega en redondo pues para él es el paraíso soñado, aunque con el tiempo se convertirá en un infierno.

Una de las ofertas será de unas monjas que se plantan en la finca y le comerán la cabeza literalmente a Ruth, diciéndola que es la elegida, es una secta que cree que el manantial es una especie de tierra prometida, la cual debe ser heredada por una mujer. Vamos una panda de locas y la vanidad de Ruth se ve tan engordada, que hace que descuide a su familia, lo que le traerá enfrentamientos con su marido Mark y su hija Angie.

La entrada de las monjas en la vida de Ruth desbarata la vida de esta y hace que llegue a consecuencias inesperadas para la protagonista.

El manantial es una novela en ocasiones bastante mediocre y un poco tostón, de hecho yo me he pasado unas cincuenta páginas en las que aparecen las monjas, porque el rollo sectario me parecía bastante infumable. La novela gana en las últimas doscientas páginas cuando parece que tiene un poco de sentido todo el asunto. En mi opinión una lectura prescindible.

 

Anuncios