Etiquetas

, ,


nuncafalta-nadieNunca falta nadie narrada en primera persona por la protagonista de la historia, Elyria, extraño nombre, escritora de guiones de telenovelas con una vida aparentemente normal y acomodada, casada con un hombre con el que parece que no tiene problemas. Esta mujer sin conflictos visibles, de la noche a la mañana decide abandonar Nueva York y largarse a Nueva Zelanda sin avisar a nadie y con la intención de quedarse en casa de un hombre que le ofreció cobijo si iba a su país como quien ofrece una aceituna, aunque en el fondo a Ely la da igual que la acoja o no porque ella esta huyendo de su ñu particular, ese que la tiene cogida hace tiempo y hace que no entienda su entorno, ni que los demás la entiendan demasiado a ella.

A medida que avanzamos en la historia es fácil detectar cual es el origen de los problemas de Elyria, el suicidio de su hermana adoptada: Rudy, la cual era ayudante de su actual marido, del que se enamoró en cuanto le conoció, ¿pero fue en realidad un verdadero amor o mantener el vínculo con la hermana? la novela no habla abiertamente de esto, pero es algo que yo me planteo. En realidad cuando la protagonista le pregunta al marido por su hermana, este siempre la contesta que no la conocía mucho.

Ely ahora está en Nueva Zelanda y en ocasiones se comporta como una descerebrada, esta haciendo autoestop por el país, las mujeres le advierten que no se suba con hombres en los coches pero la entra por un oído y la sale por otro. Es como si su ñu propio la impulsara hacia los problemas para huir de la realidad. Elyria es un personaje sin rumbo que a veces parece una amargada que se cuestiona todo, que no sabe lo que hace o que lo sabe pero no quiere enfrentarse a ello, porque sabe que detrás de su matrimonio hay mucha oscuridad y de las relaciones familiares también.

Hay dos discursos narrativos, para mí el más importante en el que se narran sus pensamientos y las vueltas que les da a los mismos la protagonista, utilizando las mismas palabras en preguntas y posibles respuestas para ella misma, una especie de obsesión que la atenaza en todo lo que la ocurre. Y el otro es los diálogos que mantiene con todos aquellos que se cruzan en su camino y la llevan a su posible destino. O los diálogos que mantuvo en el pasado con su marido y su familia. Es más están escritos en distintos tipos de letra.

Al final de la historia con todas las peripecias que ha vivido Elyria vuelve al punto de partida. Y yo me pregunto ¿le ha servido de algo el viaje? Os dejo con la pregunta.

La novela me ha sorprendido favorablemente puesto que tiene un toque de originalidad, de amargura y aunque he leído criticas en las que le ven humor yo no se lo encuentro por ninguna parte.

Entrevista a Catherine Lacey en El Cultural

 

 

Anuncios