Etiquetas

,


harrisLa señora Harris, una viuda londinense que se dedica a limpiar casas de la clase alta, un día descubre en casa de una de sus clientas  dos vestidos de Dior y se enamora de ellos, a partir de ese momento su objetivo será reunir el dinero suficiente, que no es poco, unas cuatrocientas cincuenta libras para ir a París y comprarse un vestido del modisto.

Una vez tomada la decisión la señora Harris se someterá a una política de austeridad en su vida durante más de dos años, no saldrá al cine con su amiga la señora Butterfield, se sacrificará a la hora de comer y de sus pequeños vicios,  a lo único que no renuncia es a seguir jugando a la quiniela pues tiene la esperanza de que un buen día le tocará un buen pellizco y solucionará todos sus problemas.

En realidad ella no quiere el vestido para ponérselo, sino para guardarlo en el armario y contemplar su belleza, demostrar que ella puede tener el objeto que desea si se lo propone.

Pasado el tiempo llega a Francia donde conoce a los empleados de Dior, a la modelo Natasha y a un hombre inglés que fue al desfile que jugará un papel importante para que los lazos con los miembros de la boutique se afiancen.

Esta segunda parte a mi me parece un cuento de hadas en el que todos los sueños se hacen realidad y Ada Harris es el hada madrina con sus maneras francas poniendo a todos al orden.

La historia es una historia sencilla a veces un poco superflua, en la que Gallico nos demuestra que si queremos algo lo podemos conseguir si ponemos todo nuestro empeño y un poco de buena voluntad. Yo no soy tan optimista como él, no creo que sea posible conseguir todo lo que se desea aunque se ponga mucho empeño, pero no rechazo el tinte optimista de la novela.

Ada Harris suministró a Paul Gallico material para escribir tres novelas más, de sus andanzas por el mundo, es asimismo el escritor de Love of Seven Dolls que dio lugar a la película Lili.

Anuncios