Etiquetas

, , , ,


monstruosEn Detroit, la ciudad que se ha convertido en el símbolo de la muerte del sueño americano, una ciudad embargada, desahuciada, un asesino en serie pretende redimir sus frustraciones artísticas a través del horror. La detective de homicidios Gabriella Versado ha visto muchos cadáveres a lo largo de sus ocho años de carrera, pero este es demasiado macabro incluso para los estándares de Detroit: el tronco de un niño de doce años aparece pegado a la parte trasera de un ciervo, en una suerte de fusión repulsiva. A medida que la policía va hallando cadáveres cada vez más inquietantes, surge una pregunta: ¿cómo se puede sobrevivir en esa ciudad, escombrera del sueño americano?

Gabriela Versado no sólo tendrá problemas con su caso en el que los crímenes cada vez son más horrendos y parecen producto de una mente desequilibrada, sino que su hija también la dará bastantes problemas, aunque de alguno de ellos ni tan siquiera es consciente.

De hecho su hija Layla y su amiga Cas, se creen una especie de policías de la red cuyo objetivo es cazar pedofilos. Entraran en páginas de hombres adultos que quieren quedar con jóvenes y no paran en barras e incluso acudirán a una cita que traerá aparejada consecuencias insospechadas para Layla Versado, porque no todo se para en Internet.

El problema para Gabriela es que este es su primer caso importante y tiene que dedicarle mucho tiempo por lo que su hija vuela sola continuamente, es más se meterá en el meollo del asunto y dará alguna pista a su madre.

Para colmo de males en el caso se ha metido un blogero que dificulta la investigación a Versado, pues quiere publicar todo lo que se sabe de los homicidios al segundo. Aunque la detective le pone múltiples trabas este llegará al infierno antes que ella.

Monstruos rotos es una novela que se desarrolla en Detroit, una ciudad decadente en la que se ha instalado el horror, es curioso que la escritora sea sudafricana, puesto que parece conocer la ciudad al dedillo.

Lauren Beukes nos presenta una novela negra actual, en el que las redes sociales están presentes. La vida de las personas es accesible a todo el mundo con solo apretar un clic y distintas perversiones están a la orden del día en Internet.

Anuncios