Etiquetas

, , , ,


quizaQuizá es el debut de la joven escritora brasileña Luisa Geisler, en ella nos pone dos discursos narrativos: uno será la convivencia de Arthur y Clarissa en casa de los padres de está y el otro es un adelanto de la comida final que se produce cuando Arthur regresa a su ciudad natal donde vive toda la familia. Clarissa tiene once años; es una estudiante ejemplar y una buena hija, pero no le gusta relacionarse con otras personas, es muy solitaria. Un buen día, su primo Arthur, de dieciocho años, a quien apenas conoce, llega a su casa. Arthur es un chico problemático que ha intentado suicidarse, ha estado ingresado en un hospital y ahora acude a la gran ciudad para pasar el curso con sus tíos y su prima. El chico odia estudiar y le encanta salir con sus amigos.

Es hijo de Cristina, una mujer sin pareja, la familia cree que parte de la conducta del joven se debe a la ausencia de una figura paterna y piensan que esta temporada en casa de Lorena y Augusto le vendrá bien a Arthur.

A su manera un tanto disfuncional, Arthur sentirá una creciente compasión por Clarissa y pasará a ser el único que la comprende. Clarissa es una niña con problemas, sus padres siempre están ocupados en su floreciente negocio y no la dedican la más mínima atención, el tiempo que no le dedican lo suplirán con clases de piano y todo tipo de actividades extraescolares en las que Clarissa brillará.

Arthur rompe el esquema de vida de Clarissa, a veces le resulta odioso,  puesto que se olvida de ir a buscarla o la propone que traspase límites que ella no desea, mas desde que ha llegado a su vida, esta ha cambiado, ya no es la joven anónima que viva en su casa con unos padres cuya prioridad era su trabajo.

Lo más destacable de Quizá, para mí, es la importancia que juegan en la novela las relaciones ente los miembros de las familias. Clarissa tiene de todo, todos los caprichos que pueda desear y las clases extraescolares en las que pueda brillar, pero tiene también todas las carencias afectivas deseables, porque sus padres le prestan la atención justa y el cariño brilla por su ausencia. Arthur, si ha pasado por el psiquiátrico, ha sido por un problema parecido, se ha rebelado contra la familia, pues nunca ha entendido bien el que no le traten como un adulto ni le narren los supuestos secretos que esconden.

Quizá ha conseguido el Premio Sec y ha sido finalista del Premio Jabuti.

Anuncios