Etiquetas

, , , ,


escorpionesMadrid, julio de 2014. Pasados los cincuenta, y ya con más pasado que futuro, el subteniente Bevilacqua, veterano investigador de homicidios de la unidad central de la Guardia Civil, recibe una llamada del responsable de operaciones internacionales. Se reclama su presencia inmediata a 6.000 kilómetros de allí, en la base española de Herat, en Afganistán. Un militar español destinado en la base ha aparecido degollado, y, junto a él, el arma del delito: una hoz plegable de las usadas por los afganos para cortar la amapola de la que se extrae la droga que representa la principal fuente de riqueza del país. ¿Se trata del atentado de un talibán infiltrado? Podría ser, pero también que la muerte tuviera otro origen, porque el ataque no reviste la forma clásica de esa clase de acciones, sino que hace pensar en algún motivo personal. (Sinopsis de la editorial).

Pasa el tiempo y como todas las sagas se resienten un poco y eso es lo que le está pasando a la de Bevilacqua, se está volviendo refunfuñón y sobre todo sentencioso, claro reflejo del autor, lo que hace que a veces no te motive tanto el libro. En este caso la historia se desarrolla en Afganistán, aunque no tenemos la sensación de que están en un país en guerra, pues no salen de la zona segura nada más que una vez y creo que Silva no ha llegado a calar en la historia, hacerte llegar ese aire de zona de conflicto.

Como dice la sinopsis de la editorial un militar español ha sido asesinado en Afganistán con un cuchillo amapolero, Chamorro y Vila antes de desplazarse hasta la zona de conflicto irán a visitar a la viuda a Sevilla, la cual no parece muy afectada, les hace saber que se iba a divorciar de su marido, debido a la conducta de los últimos tiempos y a que se la jugaba con otras.

Cuando llegan a Harat y comienzan a investigar son conscientes de que el asesinado a pesar de no ser un mal soldado no despertaba demasiadas simpatías entre el personal de la base a excepción de la cocinera que es la única que habla bien de él, había mantenido una relación con una mujer de la base americana y en una misión anterior sucedió algo que le afecto y a partir de aquí cambio su conducta.

Ante estas incógnitas se hallaran los cuatro guardias civiles enviados a la base: Vila, Arnau, Chamorro y Salgado que en esta misión limaran asperezas.

Anuncios