Etiquetas

, , ,


Habitacion, La_135X220Björn lleva dos semanas en su nuevo puesto, en las oficinas de una gran organización, y está decidido a demostrar su valía. Llega media hora antes que sus compañeros, limita al máximo los descansos y renuncia a socializar. Es meticuloso, maniático y engreído, y desde la primera página atrapa nuestra atención. Un día, durante un descanso, descubre en un pasillo la puerta de lo que resultará ser un pequeño cuarto siempre vacío y silencioso, en el que nadie parece haber reparado y del que Björn siempre sale sorprendentemente relajado. A partir de entonces, la atracción que ejerce sobre él la misteriosa habitación lo lleva a comportarse de una manera casi obsesiva.

La habitación se convertirá en su espacio deseado y su Talón de Aquiles, puesto que es la única persona en la oficina que es capaz de verla, el resto de los empleados aseguran que allí no hay ninguna habitación, sólo pared.

Ante la afirmación de su visión y disfrute de la habitación, todos los empleados se pondrán en contra de él y le tildarán de loco, sugieren que le atienda un psiquiatra, es más cuando intenta socializar e ir a los cafés con los demás, no le harán el más mínimo caso y le mirarán mal.

Llega un día en el que tras la invasión de su espacio por su compañero de mesa, Hakan, decide coger uno de los expedientes en los que tiene que trabajar, puesto que ha ido a parar a su mesa, le corrige y le redacta de nuevo de una manera perfecta, Karl, el jefe, felicitará a Hakan diciendo que es lo que deseaba, mas este asegura que no ha sido él, pregunta a toda la oficina hasta que descubre que ha sido Börg.

A partir de este momento los compañeros que antes le despreciaban pasan a tratarle cortésmente, incluso la joven que antes le ignoraba ahora pasa a dedicarle sus mejores palabras, pero será tarde, Börg se siente demasiado dolido. Además de su gran prepotencia.

Tras realizar esta tarea, ira ascendiendo en el escalafón que es su objetivo principal y cada vez le mandan redactar informes más complicados. Esto a Börg le parece perfecto, así ve el momento de tomar su revancha ahora que se sabe imprescindible, en su delirio le dice a su jefe que despida a media oficina.

La historia tiene tintes surrealistas y el protagonista en su paranoia piensa que existe una habitación relajante que le ayuda a trabajar. Por otra parte la novela también nos enseña que no se premia al que más trabaja y lo hace mejor, si está loco se le echa, que es mucho más sencillo, o si tiene una visión distinta de la tuya. Tal vez nuestro hombre se invente esa habitación para desconectar.

Anuncios