Etiquetas

, , , , ,


corazonesCorazones en la oscuridad es la historia de Águeda, de su pasado, su presente y sobre todo de sus hijas.

Águeda tiene dos hijas: Nora y Susana, la primera es una joven arisca y un tanto amargada desde la perdida hace diez años de su marido Paul, no es capaz de elaborar el duelo y no sale de su aislamiento en esas islas y trabajando de vigilante en un garaje.

Susana es profesora de universidad, cerca de la jubilación y su marido acaba de abandonarla.

La novela se abre de una forma brusca cuando Nora es violada por un amigo de una amiga, en una de esas citas en las que te van a presentar al “hombre de tu vida”. Eso por un lado, por otro la caída de Águeda en el cuarto de baño y su rotura de cadera, momentos antes de quedar con su hija Susana a la cual quería rebelar un secreto importante. A partir de ese momento la mujer que ya padecía demencia senil, pasa a  no poder hablar ni relacionarse, con lo que su hija se queda sin saber lo que quería contarle su madre y empieza a indagar.

En ese pasado de su madre, encuentra a una joven que se dedicaba al teatro y realizó una pequeña gira por Francia y Bélgica, donde conoció a un pintor llamado Jerome, fan de Magritte y con el que mantuvo una relación y abandonó las representaciones, como el “Pato salvaje” de Henri Ibsen, tan femeninas como la historia.

Tras las revelaciones de Claudio, un compañero de su madre en la compañía, llega a saber algo más de la enigmática vida de su madre y de ese matrimonio con su padre que para todo el mundo que la rodeaba en aquel momento, no tuvo demasiado sentido.

Claudio y Josefina, secundarios en la historia, esos que ahora en su jubilación se han comprado un piso al lado de un aeropuerto que nunca construirán, ocupan también un papel importante, sobre todo Josefina que debido a una decisión tomada por ella, la vida de Águeda podía haber cambiado.

Corazones en la oscuridad es una historia de mujeres, mujeres frustradas que algunas como Susana encuentran su razón de ser en cuidar a su madre como si fuera una hija. Se invierten los papeles, mientras Ode la hija de Susana es una joven independiente ahora Águeda, la madre será la que necesite todos los cuidados.

Con un lenguaje poético la novela nos conduce por los caminos de la melancolía, la nostalgia y la tristeza, con sólo unos breves momentos de felicidad. Y es sobre todo una historia de soledad, a veces compartida pero soledad.

Anuncios