Etiquetas

, , , , , ,


eco Un hombre americano y sus dos hijas llegan a París a pasar una temporada, pronto conocen a un periodista llamado George Flack que trabaja en un periódico de tintes amarillos llamado El Eco, este les hará de cicerone por la ciudad y se enamora de Francie la pequeña y hermosa de las dos hermanas, mas la mayor no verá con buenos ojos al periodista y mas cuando entre en juego Gaston Probert, un hombre de familia americana que lleva toda la vida en Francia y tiene un talante muy distinto al de nuestro periodista, y Delia la hermana mayor le ve con más posibles que al periodista e influirá en su hermana para que olvide a Flack y se centre en Probert y su extraña y melindrosa familia.

Como en otras ocasiones Henry James nos ofrece dos visiones totalmente distintas del mundo, mientras que los americanos son espontáneos e impetuosos y la joven Francie no llega a entender a la que será su familia política. Los europeos o los que pretenden serlo, como la familia de Probert, aparecen como unos conservadores, mojigatos y las apariencias de cara a la sociedad es lo importante en su vida.

De ahí el contraste entre la ingenuidad de la joven Francie y la campechanería de su padre el señor Dosson, con el honor y la rigidez del señor Probert, padre de Gaston, el afán de ser alguien en la sociedad de las hermanas, y que por supuesto no se sepa nada de su vida, debe estar llena de una autentica discreción, lo que convierte a algunos de los miembros de la familia en personajes un tanto contradictorios. El sentido de la familia para ellos es una especie de religión en el que todos los miembros deben ser devotos fieles, de ahí el temor del melifluo Gaston Probert cuando vuelve de Estados Unidos y se debe enfrentar a un dilema entre la familia o el amor.

El Eco una de las obras menores de la prosa jamesiana, al menos en mi opinión. Pero James siempre nos ofrece temas entretenidos como ahora el de la prensa amarilla y como se lo toman los serios europeos y los liberales americanos.

«Bueno, intento darle a la gente lo que quiere. Es un trabajo duro.» «Lo que quiere la gente es justo lo que no se cuenta, y yo voy a contarlo.» Así define George Flack –representante de la prensa, «la gran institución de nuestro tiempo»

Anuncios