Etiquetas

, , , , ,


vernonAlex Bleach, ángel caído del rock francés, ha muerto de una sobredosis en la bañera de un hotel. Toda una desgracia para sus fans, pero sobre todo para Vernon Subutex, antiguo vendedor de discos cincuentón que aún conserva el magnetismo de antaño. Bleach no era un simple amigo, era la persona que le pagaba el alquiler, y su muerte ha arrojado a Vernon a la precariedad. Sin trabajo, sin dinero, sin familia y sin techo, la vida de Vernon parece abocada a una espiral de desgracias. Solo le quedan las filmaciones que realizó el propio Bleach y que dejó en su apartamento a modo de testamento.

Vernon a pesar de la desgracia de que le echen nada más morir su “amigo” es un hombre que se sabe buscar la vida. Las redes sociales, en concreto Facebook le van a ayudar bastante, se enganchará a ella para ver quien le puede acoger en su casa durante un tiempo, como casi nadie sabe de él les cuenta la milonga de que ha vuelto de Canadá y necesita alojamiento por unos días, así dará tumbos por casas de todo tipo de colegas, Vernon prefiere quedarse en casa de mujeres pero también se quedará en casa de algún amigo. El hilo argumental no será la muerte de su amigo, sino la perdida del hogar algo tan frecuente hoy en día.

Entre esos amigos, hay un desencanto generalizado, desde la mujer con la que se va a vivir unos días y ella se queda enganchada de él, porque le ve como su última oportunidad, los ricos con sus fiestas llenas de jóvenes guapas y con mucha cocaína, pero no tienen ilusión por nada. El batería que maltrata a su mujer y se justifica porque esta lleno de ira. Un desfile de personajes que hace veinte años eran rockeros e idealistas pero algunos de ellos se han convertido en burgueses desencantados, excepto Vernon que pasa por el mundo como si fuera el rey del espectáculo al que pocas cosas le afectan y vive al día.

Despentes ha escrito sobre la Francia de hoy sin concesiones, esa Francia en que las jóvenes islamistas son más radicales que sus padres, que quieren llevar el velo y no conciben ciertas actitudes de sus progenitores. En el que las redes sociales, por donde principalmente se propaga la mentira son las protagonistas.  Una Francia desencantada y deprimida. Una novela brutal.

«He escrito Vernon Subutex tomando como punto de partida el miedo que la clase media tiene en Francia a perder su casa por falta de recursos. [.. Conseguir trabajo pasados los cincuenta años parece muy improbable, y vemos surgir una nueva forma de precariedad que afecta a gente que ha vivido socialmente integrada hasta la madurez, y que de repente ya no puede pagarse el alquiler.

»He elegido un personaje central que tenía una tienda de discos por varias razones. Primero, porque la industria del disco cristaliza sin duda el cambio de un siglo a otro […]. Segundo, porque el rock me parecía una cultura capaz de definir cómo los sueños de una juventud se habían roto.[…]

»A través de este dispositivo era posible intentar contar cómo Francia ha acogido un liberalismo salvaje, cómo las ideas de la extrema derecha han entrado en nuestros razonamientos, adoptando la forma de un pensamiento “rebelde”, y también contar cómo envejece la gente que había jurado, de joven, ser radical y rechazar la normalidad.»

Virginie Despentes

Reseña de Jesús Ferrero en Babelia

Anuncios