Etiquetas

, , , ,


Proie, La_135X220Jean-Luc Daguerne un joven modesto desea convertirse en un hombre poderoso e incluirse a toda costa entre aquellos que manejan los hilos de la política y los negocios.  Para ello no duda en conquistar a Edith Salat, hija de un banquero que le puede proporcionar esa situación que tanto desea. Aunque la joven está prometida consigue entablar una relación con ella y esta se queda embarazada, lo que conduce a un matrimonio de conveniencia. Pues una vez casados el amor que hubo por parte de Edith desaparece. Por parte de Jean-Luc sólo le movía el interés.

Cuando se las promete la mar de felices el padre de la joven cae en bancarrota y es el momento en que Jean-Luc jugará sus cartas hábilmente para introducirse en el mundo de los negocios con unas acciones que heredo su esposa.

Así comienza su ascensión política y su descenso familiar, puesto que no tiene ningún interés en su familia, incluido su hijo. Sin embargo un día aparece ante el Marie, un rostro del pasado que ya no tiene nada que perder y que no se quiere arriesgar a perder un amigo más, y descubre que esa mujer despierta en él una necesidad de amor que no tenia antes. Se llegará a obsesionar con ella, pues piensa que es el amor de su vida y perderá totalmente los papeles.  Los acontecimientos dictarán hasta qué punto su falta de escrúpulos se volverá en su contra, amenazando con destruir su naturaleza más profunda, aquella que lo define como persona.

La novela esta bien refleja a la perfección la ambición, la falta de escrúpulos y como en ocasiones el corazón nos traiciona y echa por tierra todos nuestros planes. Todo conduce a un final que enriquece la historia.

Me ha gustado la parte final en la que el hermano le dice: ¿Sabes lo que decía Disraeli en su vejez? Que el mundo es difícil de manejar a lo cual contesta nuestro protagonista:

“-No lo creas. Al contrario, es fácil. A la gente se le pueden susurrar sus deseos y hasta sus sueños. Quien es tremendamente difícil de manejar es uno mismo, el propio corazón”.

Esta frase creo que recoge la esencia de la novela. Al final nuestro protagonista se convierte en el cazador cazado, de ahí el título.

 

Anuncios