Etiquetas

, ,


camilleCon Camille se cierra la tetralogía del comandante  Verhoeven, y además con todas las de la ley, pues tiene un final que no tiene vuelta de hoja, aunque los autores en ocasiones suelen emprender todo tipo de giros a sus protagonistas para volver a escribir una novela sobre una saga rentable, pero Pierre Lemaitre ha dicho por activa y por pasiva en los medios que no va a volver a escribir sobre el pequeño Camille. Algo que yo lamento pues la saga de Verhoeven es una de las mejores que he leído en estos tiempos dentro del género negro. A pesar de abandonar al comandante, el autor también ha declarado que no va a abandonar este tipo de género, lo alternará con otros.

Vayamos a la novela, parece que a nuestro hombre las relaciones con mujeres le suponen problemas, ya en Irène un psicópata segó su vida y ahora que mantiene una relación un tanto discontinua, por decirlo de algún modo con Anne Forestier, la mujer ha entrado en una joyería justo en el momento en el que estaba comenzando un atraco, tras recibir una soberana paliza por haber visto la cara del asaltante, que la ha dejado al borde de la muerte…Anne sobrevive, pero tiene miedo, mas cuenta con la ayuda de Camille, el hombre que la ama y que en estos momentos se saltará la ley para descubrir quien es ese hombre que quiere acabar con la única mujer que se ha vuelto a fijar en él.

El que atacó a Anne quiere terminar con ella y acudirá al hospital para rematarla, pero se encontrará con que hay más personal médico de lo que pensaba.

En este caso del comandante Verhoeven el equipo con el que comenzó en Irène se ha visto muy mermado, puesto que la novela comienza con el funeral de Armand, el cual ha muerto de cáncer de esófago, ahora de ese equipo de cuatro sólo quedan el elegante y fiel Louis y Camille.

La burocracia es más fuerte en la comisaria que antes, desde que está al frente la comisaria Michard por lo que nuestro protagonista se ve obligado a explicar en última instancia porque ha decidido coger ese caso, cuando normalmente lo suyo son homicidios, Camille intenta esconderse continuamente de su jefa pero sabe que llegará un momento en que tendrá que plantar cara y las consecuencias serán funestas para él.

Esta última novela de la saga sigue siendo tan buena como las anteriores, mas a mí la que me parece más perfecta de todas es Alex, es donde más sabe recrear el ambiente asfixiante y opresivo en el que tan bien se maneja el autor, después Irène, Rosy & John y la que menos me ha gustado ha sido esta, pero aún así es mucho mejor que bastante género negro que se mueve por el mundo editorial.

Adios al pequeño Camille uno de los grandes protagonistas del noir francés. Serie ganadora del prestigioso Dagger Award de novela negra.

Anuncios