Etiquetas

, , , , , ,


oonaNueva York, 1940. J. D. Salinger es un chico larguirucho de veintiún años. Escribe relatos e intenta que se los publiquen las revistas literarias del momento. Oona O’Neill tiene quince años y es hija del gran dramaturgo Eugene O’Neill. Es tremendamente bella y se codea con lo más granado de la sociedad neoyorquina.  Salinger la conoce en el Stork Club, acompañada de sus dos grandes amigas Vanderbilt y Carol Marcus, el trío de las grandes herederas junto con Oona O’Neill y con ellas Truman Capote. Desde un primer momento Jerry se queda fascinado con Oona y pasará un tiempo hasta que se produzca un segundo encuentro en el que entablan una breve relación pero para Salinger esta relación le marcará durante el resto de su vida.

Capote siempre dirá de Oona que es una mujer auténtica. La novela esta repleta de anécdotas, no sé hasta que punto ficticias o reales. Es curiosa las comparaciones que continuamente hace el autor entre Capote y Salinger, para mí su escritura no tiene nada que ver. Yo me decanto por el sureño, pero nos narra como publican antes a Salinger que a Truman en el New Yorker, que Salinger publica a una edad más temprana, esta serie de datos creo que son lo de menos en la novela, me parece mucho más interesante la relación que tiene con Hemingway, cuando decide ir voluntario a la Segunda Guerra Mundial y como ya este ve un gran potencial en Jerry.

Otro personaje que hará algún guiño en la novela es Orson Welles, que le vaticina a Oona una noche que cena con ella que se casará con Chaplin como así ocurrirá.

No me voy a ir más por las ramas y vayamos al tema central de la historia, Jerry Salinger y Oona O’Neill comenzarán su relación cuando ella tiene quince años y el veintiuno, al principio ambos estarán muy ilusionados, pero poco a poco la historia se va desinflando por parte de Oona, pues cree que Salinger esta obsesionado con la escritura, que es un misántropo, mientras que para este el comportamiento de ella en ocasiones es demasiado frívolo. Cuando Jerry decide alistarse para ir a la guerra Oona decide irse a vivir a Los Ángeles para ser actriz y hay comienza el final de la historia.

Frédéric Beigbeder introducirá en la novela cartas entre Oona y Salinger cuando esta comienza su relación con Chaplin. También introduce un encuentro final entre los dos protagonistas cuando ya han pasado muchos años y Oona ha tenido ocho hijos con Chaplin y ya es su viuda.

Paralelamente a la historia de Oona y Salinger Beigbeder, nos narra su propia historia con su pareja y habla de la diferencia de edad entre distintas parejas y si esto es un obstáculo, para él no. El ha encontrado el amor de su vida con una mujer veinte años más joven y Oona fue feliz con Chaplin el cual la sacaba más de treinta años.

Beigbeder salpimenta el conjunto con sus acostumbradas píldoras de sabiduría vital: «La vejez es cuando empiezas a tener tiempo para interesarte por los nombres de los pájaros.»

A mi la novela me ha gustado mucho, pero creo que es una historia para amantes de Salinger y el mundo literario de la época. Altamente recomendable.

 

Anuncios