Etiquetas


glanbeigh_uh7zvk4Glanbeigh no se encuentra en ningún mapa, pero los anhelos, frustraciones y contratiempos de los habitantes de este pueblo imaginario del condado de Mayo, Irlanda, les resultarán familiares. Jóvenes con un futuro incierto que malviven mediante empleos ingratos o mal pagados (portero de discoteca, gasolinero, bedel), matones, traficantes poco profesionales; chicos a la deriva atrapados en un mundo cuyas únicas válvulas de escape son el alcohol, el sexo y la violencia, protagonizan los siete relatos que conforman este libro.

Glanbeigh está constituido por siete relatos: El chico de los Clancy, Carnada, La luna, En su propio pellejo, Diamantes, Les ruego que se olviden de mi existencia y Tranquilo entre caballos que podría ser una novela corta y todos ellos con un denominador común: personajes desgraciados, tristes, alcohólicos en fase de rehabilitación que buscan cualquier tentación para perderse, faltos de ambición que viven en un pueblo en el que aparece la delincuencia, los embarazos no deseados. Un lugar sobre el que gira parte de sus vidas es el pub.

Las historias que se narran en Glanbeigh son historias de pueblos donde más o menos todos se conocen, o tienen referencia porque son hijos de, o parientes de, en resumidas cuentas miembros de algún clan familiar. Como dice Kiko Amat a los que somos urbanitas y hemos vivido en un pueblo en ocasiones huimos de ello, es mi caso también aunque no viva en una gran ciudad. Porque el anonimato que dan las ciudades, hace que en cierto modo seas más libre, en el pueblo como en Glanbeigh todo el mundo sabe más o menos lo que haces y sobre todo si tu conducta se sale un poco de lo normal.

En el chico de los Clancy, un joven padre que no se hace cargo de su hijo, algo habitual en estos relatos, narra ante todo una historia de amistad entre un chico más o menos espabiladillo y otro que no lo es tanto, pero hay un trasfondo de admiración por parte del segundo y respeto por parte del primero.

La más cruda tal vez sea Tranquilo entre caballos, puesto que un joven que podía llegar a ser un hombre normal, no es el prototipo de familia irlandesa con muchos hermanos, sino que es un hijo único con padres mayores, pero por circunstancias de la vida se ha convertido en una especie de matón de baja estofa, y esto le lleva a una existencia al límite.

Si alguien piensa encontrar en Glanbeigh momentos de gran felicidad que se olvide del tema, es una novela dura pero con una prosa poética y en momentos deslumbrante que hace que olvides tanta dosis de realidad. Excelentes relatos.

Premio Guardian al mejor debut. National Book Award en la categoría 5 under 35.
Premio internacional de relato Frank O’Connor. Premio Rooney de literatura irlandesa

Anuncios