edad1 En nuestra familia no ocupamos el lugar que queremos, sino el que nos dejan o el que somos capaces de conquistar. Luego, cuando salimos al mundo, nos topamos con situaciones sospechosamente similares a las vividas con nuestros padres y hermanos. Y es que los roles nos persiguen. En La edad ganada, narración híbrida donde asistimos a la evolución de un personaje femenino desde los dos hasta los treinta años, nos encontramos con todas las modalidades de una relación tóxica. Madre, colegio de monjas, amistades ambiguas, anoréxicas, parejas que se torturan, abusos sexuales y acosos laborales que también son sexuales (¿puede ser de otro modo cuando el acosador es un hombre, la víctima una mujer y siendo la violación la base del patriarcado, como bien sostiene Virginie Despentes?). La protagonista quiere entender cuáles son los hilos que mueven su mundo, pero para ello necesita primero escapar. Mientras es una niña, para huir le basta con emparejarse con un perro o mutar en un hongo, pero al crecer eso ya no es suficiente. Ha de poner tierra de por medio, y se marcha a Nueva York. También necesita, y esto es lo más importante, a otras personas con las que construir un entorno habitable. Sartre afirmaba que el infierno son los demás, y en La edad ganada la sentencia del filósofo parece confirmarse. Ahora bien, estas historias no se quedan solo en señalar al entorno como fuente de todos nuestros males, sino que desarrollan otra cuestión más interesante y justa: ¿qué parte de los demás se confunde con nosotros? ¿Se puede decir «el infierno son los demás» obviando los demonios que llevamos dentro? O, dicho de otro modo: ¿qué sumisiones ha aceptado una joven española de clase media? Mar Gómez Glez traza, a través de las peripecias que aquí se cuentan, un mosaico de nuestra historia más reciente. (Sinopsis de la editorial).

La edad ganada es una novela que se va desarrollando en capítulos pares, aunque de vez en cuando aparece algún impar y nos narra la historia de una joven desde su infancia hasta que se marcha a vivir a Nueva York al finalizar sus estudios.

En su infancia la niña sera una niña diferente, su madre piensa que es autista, al menos no se relaciona bien con los niños de su entorno ni con sus primos, de hecho con quien mejor se relaciona es con el perro.

Pasa a una adolescencia en la que se convierte en la líder de los juegos en un colegio de monjas, en el que esta claro que nuestra sociedad esta enferma, puesto que los juegos de sumisión a los que tienen que someterse las compañeras para entrar en las pandillas no me parecen normales. También reflejo de esa difícil edad es: la adolescente anoréxica y las dificultades que supone para nuestra protagonista el cambio de su cuerpo.

Una vez que entra en la universidad, pasa a formar parte de una pandilla de mods, pero comienza una relación con un joven llamado Quique, más por dejarse llevar que por otra cosa y como no funciona se ira de la pandilla para no crear problemas.

A partir de aquí la vida en la universidad es relativamente normal, excepto el ofrecimiento que le hace el rector para ir a Nueva York, pero no os voy a contar toda la novela.

Me ha parecido una excelente historia y bien escrita, un fiel reflejo de una sociedad, la de nuestros días que enferma a pasos agigantados y en la que los valores éticos y morales son cada vez menores. En mi opinión flojea un poco al final.

Anuncios