Etiquetas

, , , ,


hombres-desnudos_alicia-gimenez-bartlett_201510211808Antes de hablar de la novela, me gustaría opinar sobre el Planeta, puesto que es un premio que quien más quien menos tiene alguno en su casa  y siempre genera polémica. ¿Por qué? Tal vez porque es uno de los mejor dotados económicamente a nivel europeo al menos o porque ya hace unos años que los ganadores no tienen el prestigio y la fama de los primeros años. Sinceramente los premios en la narrativa me importan más bien poco, hay libros que no ganan ningún premio y son mejores que otros que ganan unos cuantos. Muchos de ellos van unidos a la editorial, por eso los Planeta como los Nadal o los Herralde no son premios que me generen excesiva curiosidad. Que sean merecidos o no, cada uno tiene su opinión. La mía en relación a la novela de Giménez Bartlett es que esta bien tratado el tema de la crisis y me ha gustado, desde luego he leído Planetas mucho peores en los últimos tiempos. A mi el personaje de Iván me ha hecho reír y esto para mi es mucho, pues pocos libros me sacan una sonrisa en estos tiempos y muchos menos me hacen reír, creo que es un personaje totalmente creíble y el más logrado de la novela. Después de este comentario en el que no intento ni menospreciar ni valorar este tipo de premios, me imagino que a los ganadores el dinero y el prestigio les vendrá bien lo peor son las expectativas que se generan en torno a ellos tras estos premios.

La historia esta constituida por los pensamientos de los cinco personajes principales de la misma: Irene, Javier, Iván, Genoveva y Sandra. Así como diálogos entre ellos pero estos ocupan un lugar secundario.

Javier es un profesor que da apoyo de clases de literatura en un colegio de monjas, un día sin más ni más le dicen que prescinden de sus servicios pues en estos tiempos de crisis estas clases de apoyo ya no tienen demanda. Javier se ve en el  paro y en un mercado laboral en el que las oportunidades de trabajo de su especialidad son casi nulas. Presionado por su novia Sandra intentará buscar un trabajo en lo suyo pero cada día le parece un territorio más árido. Además con la prestación y el sueldo de Sandra, Javier tampoco le pone demasiado interés al asunto hasta que pasa un tiempo y sigue en las mismas.

Iván es un chaval al que conoce del barrio y también porque los dos tienen a la abuela en la misma residencia. El día que fallece la abuela de Iván, a este que no le gustan los entierros le dice que si puede acudir con él al entierro, Javier acudirá con él y retomaran una amistad o más bien comenzaran una nueva llena de complicidad.

Iván al ver que nuestro profesor esta desesperado por no tener trabajo, le propone que trabaje con el en un club de estriptis, en un principio Javier será remiso, pero finalmente accederá puesto que el dinero no es poco y le viene bastante bien.

Pero este será el comienzo de una espiral en la que nuestro chico “modosito” se meterá, puesto que piensa que el tren de vida de Iván no sólo se puede deber a lo que saca en el club, hasta que este último le confiesa que se acuesta con mujeres por dinero. Javier entrará en el juego y conocerá a la empresaria Irene, una mujer soberbia con excesivos conflictos personales como la adoración que tiene hacia su padre muerto y entablará con ella una extraña relación que lo lleva en muchas ocasiones al límite. Iván el personaje practico de la historia tanto como Genoveva, la otra mujer, no deja de asombrarse de la relación que mantiene Javier con Irene, a él no le cabe en la cabeza.

La novela es un autentico drama, pero Giménez Bartlett, sabe poner buenas dosis de humor en el personaje de Iván. A mi me ha resultado especialmente curioso y realista la visión que tienen de la literatura los distintos personajes excepto el profesor. Por un lado Irene con la Celestina y me he reído con la visión de Raskólnikov, el protagonista de Crimen y Castigo que tiene Iván, es muy buena.

En mi opinión es un Premio Planeta recomendable.

Ayer se fallo el Premio Nadal y lo ganó Victor del Árbol con la novela La víspera de casi todo. Seguro que también trae aparejado un poco de polémica.

Anuncios