Etiquetas

, , , ,


Voz del violin, La_Autores_131x205Sinopsis: La aparente paz siciliana se ve truncada por el asesinato de una extraña. Una joven hermosa, mujer de un médico boloñés, aparece muerta en el chalet de ambos. Pocas pertenencias la acompañaban en la escena del crimen, aparte de un misterioso violín guardado en su estuche. Su bolsa de joyas se ha esfumado y todas las miradas se centran en un pariente desequilibrado que ha desaparecido la misma noche del crimen. Montalbano, con su parsimonia habitual, inicia la investigación. No cree a nadie, no se fía de nadie. Tras la muerte de un sospechoso, sus superiores dan por cerrado el caso, pero él, ni hablar. Transitando los límites de la legalidad, como es su costumbre, Montalbano ha de relacionarse y pactar con los elementos más indeseables y abyectos del hampa, iniciando un viaje a lo más oscuro del alma humana, en el fondo, su territorio predilecto.

Esta es la cuarta entrega del comisario Montalbano y la única que me faltaba por leer, es curioso después de leer la última, el número de personajes que había en la comisaria era muy superior en esta entrega que en las últimas, de hecho en las novelas que he leído recientemente sólo recuerdo a Fazio, Gallo, Augello y Catarella.

En las historias de Montalbano se repite siempre un patrón, la aparición de una mujer que deslumbra al comisario, en este caso sera Anna, la amiga de la muerta. Y las llamadas incomodas y las discusiones con Livia, en esta historia es por François, un niño que iban a adoptar, mas François después de vivir un tiempo en el campo con Franca la hermana de Mimi Augello, se quiere quedar a vivir allí.

Me ha costado dilucidar porque la novela se llamaba la forma del violín hasta que he llegado a las paginas finales en las que nos da la clave para saber porque se cometió el crimen y finalmente aparece el violín.

Durante la investigación, el marido puede parecer el sospechoso en un primer momento, pues nos le presentan como un hombre frío al que parece que no le ha afectado demasiado la muerte de su mujer. También entra en escena otro posible sospechoso, Di Blasi, un joven de Vigata un tanto retrasado que estaba perdidamente enamorado de Michela Licalzi.

A Montalbano le quitan la investigación para dársela a los de la Movil, a partir de este momento, todo será un cumulo de malentendidos que llevaran a la muerte de un inocente.

A modo de curiosidad es en esta entrega cuando Catarella va a aprender informática y es un hombre transformado. Llegando a ser el primero de la clase.

Anuncios