Etiquetas

, ,


portate1Sinopsis: Cicero, considerado padrino de la Alt-Lit por haber sido el primero de dicha corriente literaria en publicar sus libros en medios tradicionales, analiza precisamente el porqué de tal movimiento en esta novela —confiesa él mismo— fuertemente autobiográfica. Y lo hace desde un presupuesto interesante: ¿qué elementos, actitudes, condicionantes caracterizan a una generación? ¿Cuáles son las causas de que existan y conozcamos y amemos/aborrezcamos a, por ejemplo, Ben Lerner, Tao Lin, Ben Brooks? ¿Qué los cohesiona, qué les otorga identidad como grupo? Cicero lo define a la perfección en la página 22 de Pórtate bien: “Estábamos solos y nos sentíamos olvidados. La mayoría no habíamos ido a la universidad pero tampoco éramos marginados. No éramos gente dada a los sueños; estábamos mal pagados y no se nos hacía ningún caso. Así que nos emborrachábamos y nos hacíamos caso entre nosotros”.

En un mundo trastornado al máximo con su propia imagen, aquejado de un consumismo patológico y desenfrenado cuyo nivel de estupidez no parece conocer límites, y cuyo grado de alienación con lo que se hace para sobrevivir dejaría al viejo Marx con la mandíbula desencajada, Pórtate bien se erige como un gran retrato del olvido deliberado de nuestro futuro, de esa periferia social denominada juventud que ha aprendido a vivir, forzada, en un bucle, una realidad a la que por lo visto no queremos enfrentarnos. Y lo hace de una manera al mismo tiempo triste y divertida, profunda y superficial, despechada y optimista, irónica y sarcástica y franca.

Si en Tai Pei los protagonistas de la novela estaban totalmente desorientados y aburridos, en pórtate bien también los vemos sumidos en el aburrimiento, la diferencia entre esta y la anterior es que los escritores que aparecen en esta historia no necesitan consumir sustancias continuamente, es más alguno de ellos incluso ni bebe.

Pórtate bien narra la historia autobiográfica de Noah Cicero con su alter ego  Benny Baradat, un joven de Younsgtown, Ohio. Benny es escritor, pero no un escritor reconocido, sino un escritor que forma parte de una nueva generación minoritaria que no viven de la escritura, sino que se dedican a realizar otras tareas como ser camareros, cocineros etc., para sobrevivir.

En la novela nos narra dos viajes que el autor realiza a Nueva York para reunirse con escritores semejantes a él y promocionar su obra en una revista en el primer viaje y en el segundo para supervisar el guión de su primera novela.

En ambos viajes vemos la desidia y el aburrimiento de todos los personajes que forman esta generación de escritores y la reflexión tan atinada que hace uno de ellos de Estados Unidos como un país al que le falta historia, comparado con la vieja Europa o con Asia y pone de ejemplo la civilización griega o la babilónica. Pues no tienen una civilización a la que tomar como referente.

En realidad pórtate bien refleja una generación desganada, narcisista y que a pesar de ser una de las más preparadas de los últimos siglos vive continuamente en la apatía. La novela es fiel reflejo de ello, el amor, la ambición, los valores es algo que no aparece por ninguna parte en el texto. Si aparece el sexo, pero un sexo también instalado en el más profundo aburrimiento.

Creo que dar un nombre a una generación o un grupo de autores es algo desde mi punto de vista poco adecuado, pues a veces ellos mismos ni se sienten identificados, los autores deben tener su propia identidad, les hace un flaco favor pertenecer a tal o cual generación.

Los cinco mandamientos del capitalismo según Noah Cicero

Anuncios