Etiquetas

, ,


nonosdejanMaría la protagonista de nuestra novela se reincorpora a su trabajo a realizar labores casi meramente administrativas tras una baja maternal. Pero cuando se esta acostumbrado a esta rutina y puede compatibilizarla medianamente con el cuidado de su hijo, aparecen asesinadas en la isla de Menorca dos sexagenarias, en ese momento entra en escena Roberto Rial antiguo compañero de la agente en Barcelona y que viene de Madrid a investigar el caso. En el domicilio donde se descubren los cuerpos se dan tres coincidencias: un fuerte olor a algo parecido a la hierbabuena, una misma canción de Raphael reproduciéndose una y otra vez en el ordenador y un orden estricto en todas las estancias. El pasado de la protagonista como integrante del grupo de Homicidios de Barcelona es razón suficiente para que le encarguen una investigación que se presenta compleja.

Compatibilizar sus obligaciones de madre con su trabajo, a pesar de las ausencias intermitentes de su marido por exigencias laborales, incluso la turbadora presencia del enigmático Roberto Rial, responsable de la unidad de Homicidios de la central en Madrid, no son ni de lejos la principal preocupación de María. Su verdadero problema tiene nombre y apellido: Amparo García, su suegra. La suegra que nos pinta Pere Cervantes es el modelo que todos detestamos, se instala en la casa de la policía y lo primero que hace es poner un candado en la habitación. Continuamente riñe a su nuera porque dice que deja abandonado a su hijo, podíamos describirla como una autentica bruja.

Cuando María se pone a investigar el caso, uno de los denominadores comunes es que las victimas iban a la misma clase para aprender a manejar Internet, a las que también iba Amparo y es en este momento cuando a la inspectora se le pasa por la cabeza que tal vez su suegra sea la asesina, debido a la conducta que tiene en los últimos tiempos.

En realidad el día a día de nuestra investigadora es un caos, un marido ausente y del que sospecha que le es infiel, el retorno de su gran amor para trabajar con ella en la investigación, una suegra de lo más incomoda y María todo el día de la ceca a la meca con el sacaleches dejando al niño en casa de la vecina. La novela además de negra tiene ciertos toques de humor.

Novela de fácil lectura. La trama esta bien hilvanada y el autor se nota que conoce el tema, lo que me ha sobrado es la expresión a “día de hoy” repetida unas cuantas veces. Expresión muy trillada por los medios y que ha influenciado mucho la forma de hablar en el presente en todos los ámbitos.

Anuncios