Etiquetas

, ,


persona-erik-axl-sund_1_2283211Sinopsis: La psicoterapeuta Sofia Zetterlund está tratando a dos pacientes especialmente difíciles: Samuel Bai, un niño soldado de Sierra Leona, y Victoria Bergman, una mujer de mediana edad con un profundo trauma infantil.

Entre tanto, el cuerpo mutilado de un joven aparece en un parque del centro de Estocolmo. ¿Ha sufrido terribles abusos? ¿Quién es el joven de origen extranjero? En primera instancia, la policía le da poca prioridad al caso. Sin embargo, muy pronto tiene lugar otro asesinato de características similares que hace pensar que tal vez se trate de un asesino en serie.

La inspectora Kihlberg y la terapeuta Zetterlund se verán formando equipo en la resolución de este y otros casos. A medida que su relación se estrecha, tendrán que enfrentarse a las mismas preguntas: ¿cómo es posible que en una persona afloren semejantes rasgos de inhumanidad?, ¿cuándo es la víctima la que se convierte en depredador?

Persona es la primera parte de la trilogía de Victoria Bergman, formada por: Persona, Trauma y Catarsis. Casi todas las novelas negras que vienen del Norte se caracterizan por su brutalidad a la hora de describir los crímenes y en ocasiones tienen cierto trasfondo social, en este caso, al menos en la primera parte de la trilogía prima la brutalidad y la locura en uno de sus estadios más avanzados.

También aparece la pedofilia, el estrés postraumático y una serie de trastornos psiquiátricos que ponen los pelos de punta al más pintado, pero la novela no consigue ponértelos, al menos a mi. Pues en muchas ocasiones la trama carece de fuerza, a pesar de tener potencial, la podían haber sacado más chicha. De hecho los detectives no convencen mucho. Sobre todo la mujer detective, Jeanette, el compañero es poco visible en la novela.

Se desarrollan dos tramas paralelas aunque relacionadas, la primera será la de los asesinatos en serie de unos niños, que no son suecos, sino inmigrantes, por ello la policía sueca no pondrá demasiado interés en el asunto. Los crímenes tendrán un componente sádico bastante importante. La única que se involucrara es la inspectora Kihlberg y su ayudante que quieren llegar al fondo del asunto y descubrir al asesino, para ello solicitaran la ayuda de la  psicoterapeuta Sofia Zetterlund, la cual esta tratando en ese momento a uno de los niños que posteriormente es asesinado.

Sabremos quien es el asesino, y porque bastante antes de llegar al final, por lo que esta parte se hace un tanto pesada y estas deseando que acabe. Pero nos enteramos los lectores, la detective no se entera de quien es el asesino, con lo cual deja el final abierto para que leas la siguiente entrega.

Lo más probable es que la lea, porque no es de lo peor que ha llegado a estas tierras procedente de Suecia y el contenido psicológico de la novela  tiene su atractivo. Tal vez lo más flojo de la misma sea la relación de la detective con su marido, es todo bastante previsible.

Los trapos sucios del paraíso sueco

Anuncios