Etiquetas

,


fin de aliceSinopsis: Chappy amaba a los niños, los amaba tanto –especialmente a Alice, una enigmática niña de doce años– y de maneras tan prohibidas que lleva veintitrés años en la cárcel. Vive allí en un infierno de cuerpos maduros y homosexualidad hasta que recibe las cartas de una joven universitaria que planea seducir a un niño de doce años, fascinada ella también por la terrible y excitante inocencia. ¿Y quién puede saber de esto más que Chappy? Poco a poco irá surgiendo la atroz verdad del prisionero, que se presenta como un doliente Humbert Humbert, y también la verdad de su joven corresponsal y cómplice, perdida en la desolación de la madurez, en la soledad de una tierra de nadie de la sexualidad y de la vida.

El fin de Alice, novela polémica cuando se publicó, pues su contenido escandalizó a muchos, no es una novela apta para todos los paladares, pues en ocasiones llega a ser brutal. Esta escrita de una manera excelente, pues consigue que detestes a todos y cada uno de sus personajes, al menos yo no he sentido empatía por ninguno de ellos.

Ese ambiente sórdido y asfixiante hace que se te revuelvan las entrañas con algunas escenas de la misma, tales como la que protagoniza nuestro protagonista con su compañero de celda que es  cruda y dura, o la comida de la costra por parte de la niña. Aquí dices: igual abandono el libro, pero aún así si todavía os intriga saber que paso con Alice, seguid leyendo. Lo peor creo que ya ha pasado al menos para mi. Sinceramente de lo más duro que he leído en los últimos tiempos.

Chappy es un pedofilo que lleva 23 años en la cárcel, un universitario al que le gustan las niñas y se acerco peligrosamente a Alice, que le gustaban los adultos y ha hecho que esa relación le lleve a la cárcel. No sabremos lo que ocurrió con Alice hasta el final de la novela. Homes nos narra la vida de nuestro protagonista en la cárcel: su relación amor-odio con su compañero de celda y su correspondencia con una joven que le procura las mayores satisfacciones, pues le dice que se siente atraída por un niño al que da clases de tenis.

Encontrar un alma gemela para Chappy es su mayor aliciente dentro de esas cuatro paredes, pero lo que el desea es que la chica se comporte como él espera. Ella le ha pedido consejo, más poco a poco se rebela que Julie no esta tan enferma como Chappy, ni esconde tanta maldad como él, lo que lleva a la frustración en muchas ocasiones al preso.

Si ahondamos en la historia de Chappi ¿que fue lo que le condujo a ser esa persona? ¿Tal vez fue la perdida de su padre y los juegos sexuales que su madre le obligaba a realizar con ella lo que marcaron su conducta de por vida? Quizás se quedo anclado en aquella infancia en la que se ve como el culpable de la muerte de su madre y esto ha hecho que su vida sea así.

Homes nos plantea auténticos dilemas morales, ¿pero como debemos mirar a estos personajes? ¿debemos hacer distintas visiones, aunque realmente nos desagradan? Mi visión particular es que debemos partir de la base de que son enfermos mentales. En el caso de Chappy parte de una infancia marcada por una madre cuando menos también enferma. El tema de Julie la chica que le pide consejo creo que es más delicado, pues tampoco es una persona equilibrada, pero tiene sus momentos de conciencia. Todos ellos esconden una profunda perversión.

Pero la verdadera protagonista, la que superará a Chappy sera sin duda Alice, pues es ella la que provoca a este y la que le someterá a sus juegos continuamente. Alice es esa ninfula que vuelve loco a nuestro protagonista hasta llegar a límites insospechados.

Este es el cuarto libro que leo de A.M. Homes y en mi opinión es el más duro de todos, normalmente no me cuesta digerir estos temas, pero creo que el relato puede llegar a ser tan realista que me ha costado acabarlo, aunque estaba segura que lo iba a hacer.

No es el Lolita de Nabokov, he leído que puede haber alguna semejanza, si tal vez la haya en el protagonista masculino, pero Lolita era más coqueta y la novela no era tan brusca. (Por utilizar un termino más o menos adecuado, podría decir bestia o brutal).

Entrevista a A.M. Homes cuando salió el libro hace unos cuantos años

Anuncios