Etiquetas

, ,


libroparisSinopsis: París, a comienzos de los años 60; donde se encuentran una noble de origen ruso alejada de su familia y un elegante librero del barrio judío, del Marais. Ninguno de los dos es joven ya, pero tampoco lo son los libros que ambos aman. ¿Ficción o realidad? Lo cierto es que, en esta ocasión, no importa la respuesta, a pesar de que el virtuosismo de la narradora nos hace creer todo el tiempo que estamos ante un fragmento de realidad, de su propia vida, un capítulo más de su existencia. Por encima de cualquier intento de verosimilitud, la verdad, una suerte de verdad que resulta atemporal según avanzamos en la lectura, y que nos lleva incluso hasta el pasado más remoto, se impone en cada página de esta extraordinaria novela corta. Como el amor al misterio y a la belleza, a toda clase de belleza. (Sinopsis de la editorial).

Una viuda americana y una princesa rusa venida a menos inician una amistad que durara exactamente diez días, momento en el que desaparece la princesa, pero no sabremos porque, la autora no nos lo cuenta, podemos intuirlo, hacer nuestras interpretaciones; cada uno puede ver la historia de una manera, pero estoy segura que nadie que la haya leído dirá que no es una hermosa historia.

“Fue ese mismo día cuando la Princesa y yo comenzamos a tutearnos. Sólo sucedería durante diez días exactos, hasta aquel domingo en que desapareció para siempre.”

La narradora por su amistad con la princesa no nos narrará toda la historia sino que será una narración velada, en la que nosotros tendremos que llenar los claroscuros si lo deseamos o disfrutar de lo que tenemos que creo que es lo más adecuado al menos en mi opinión, pero la puerta siempre quedara abierta a saber que ocurrió entre el librero y la princesa para que desapareciera. O que le sucedió a ella para que nunca volvieran a verla.

«El amor priva de espíritu a quienes lo tienen y se lo da a los que carecen de él»  Diderot

Tal vez esto fue lo que le ocurrió a la princesa, cuando entablo una relación con el librero, ¿quien perdió el espíritu, ella o el librero? ¿por que desapareció pues si estaba comprando regalos al librero e intentando redecorar la casa?. La narración aunque es breve nos plantea muchas preguntas y nos deja el final abierto a nuestra interpretación. Tal vez las expectativas de la princesa con el librero eran otras. O tal vez su relación anulaba las partes que ella amaba del librero, como su amor a las obras del siglo XVII al XIX, por estar volcada en ella. Pero ambos compartían la pasión por los libros, no creo que esta fuera la razón.  O ella prefería ese amor galante que le profesaba el librero antes de ser su “amada, querida, pareja”, la palabra que dictaran los cánones de la época. O tal vez fuera un amor a destiempo.  Creo que todos estos interrogantes que a mi me surgen, pero que otra persona lo puede ver muy claro en la lectura que  hace de la novela le añaden un mayor atractivo a la misma.

«Ella no habría temido aventurarse si se hubiera sentido indiferente; pero la perturbación secreta que experimentaba la hacía temer todo.»

O tal vez la clave de la novela sea esta frase, tal vez se fue porque tenia miedo del amor y salio huyendo para no enfrentarse a él.

Era la primera vez que el amor se ofrecía a ella en su carácter propio, no
porque no hubiera sido atacada nunca (lo había sido cien veces), pero
cuidados y cortesías no son el amor cuando el objeto no gusta; por lo demás,
estos cuidados y estas cortesías marcan designios, y una mujer razonable se
ha acostumbrado desde temprano a desconfiar de ellos.

JEAN-FRANÇOIS DE BASTIDE

Excelente novela corta a la par que intensa, creo que nos hace pensar en la verdadera naturaleza de algunas relaciones.

Reseña en El Cultural

 

Anuncios