Etiquetas

,


Para acabar con Eddy Bellegueule_135X220Para acabar con Eddy Bellegueule es la novela autobiográfica de Eddy un niño homosexual que vive en Picardía.  Escrita por su autor con 21 años el cual aprendió a leer a los 18 tiene su mérito pues aunque la novela tiene algunos defectos en la narración o al menos a mi me lo ha parecido, abusa de determinados términos a lo largo de la misma, tal es el caso de la palabra hordas la cual aparecerá tres o cuatro veces, normalmente no me doy cuenta de las palabras que aparecen muchas veces repetidas pero en este caso es bastante evidente.

Esta claro que el argumento de la novela no es algo original es algo que otros autores nos han narrado pero lo original en la misma es la crudeza con la que esta tratado el tema, puesto que el protagonista nos presenta unos padres que no pueden admitir tener un hijo “sarasa, marica” sobre todo la madre, cuando parece que esta situación hoy en día se ha normalizado viene Edouard Louis a decirnos que nada más lejos de la realidad. Creo que esto depende de tu entorno y la educación y esto es algo que en absoluto favorecía a nuestro protagonista, el entorno le era totalmente hostil, un pueblo machista en la Picardía y una familia totalmente desestructurada, en la que el paro, la falta de educación y comprensión era lo que primaba.

Si me preguntaran que me parece a mi la novela diría que a pesar de haber vendido tantos ejemplares en Francia, no me parece gran cosa, el tema esta muy trillado y la historia me la han contado muchas veces y además esta no es la mejor versión que me han contado ni de lejos y la actitud victimista de nuestro protagonista me aburre bastante, mi opinión es que si quieres aprender a leer, aprendes antes de los 18 años independientemente de tu condición sexual o de lo que sea, estoy segura que donde vivía habría una escuela y su vida me parece tan difícil como la de otros chavales de su edad, lo que el quiere remarcarnos es que el hecho de ser homosexual le marco totalmente su infancia, pero no sé porque razón a mi la novela no me convence, no me llega en absoluto sus lamentos, ni sus quejas porque en cierta manera me parece que hace lo que quiere. Esta es la moraleja que he sacado yo de la novela, tal vez para otras personas sea otra y de hecho lo debe ser porque ha llegado a millones de personas a veces yo voy a contracorriente. Lo que me parece es que el autor refleja perfectamente en la obra que la sociedad francesa esta muy idealizada y no es esa sociedad tan perfecta que nos quieren presentar.

Entrevista al autor en Babelia

Anuncios