Etiquetas

, ,


sedonde estasSinopsis: Clarissa trabaja como administrativa en la Universidad de Bath y acaba de dejar atrás una relación amorosa. Rafe Solmes, un profesor especialista en cuentos de hadas al que conoce superficialmente, la invita a la presentación de su libro en una librería local. Siempre educada, Clarissa acepta, y allí acaba bebiendo algunas copas de vino de más. Rafe, caballeroso, se ofrece a acompañarla a casa. A la mañana siguiente Clarissa se despierta con el cuerpo dolorido, sin recordar apenas nada y con la sospecha de que ha sido víctima de algún tipo de abuso sexual. Pero la cosa no acaba ahí, porque a partir de ese día empiezan las insistentes llamadas, notas, agasajos y apariciones sorpresa de Rafe. Ante el creciente acoso y consciente de que es difícil denunciarlo con éxito, Clarissa decide llevar un diario y acumular pruebas. Y cuando la convocan como jurado en un juicio ve la oportunidad de liberarse, al menos momentáneamente, de su acosador. Pero lo que se juzga es el secuestro y violación colectiva de una joven drogadicta, y Clarissa no puede evitar establecer paralelismos entre ese caso y la situación que está viviendo, mientras intima con otro miembro del jurado que acaso también oculte algún secreto.

Lo primero que he de decir es que me ha sorprendido que Anagrama edite este thriller psicológico, que aunque te incita a leer para saber que le va a ocurrir a la protagonista me parece bastante flojo, la trama esta muy trillada y en mi opinión no es la linea editorial de Anagrama, creo que en la selección de la editorial suele haber más calidad, pero puede ser que yo me haya perdido algo. Desde luego no conozco la obra de Samuel Richardson: Clarissa, pero a pesar de las alusiones a esta obra y a los cuentos de hadas la novela no me parece lo suficientemente original.

La protagonista de la novela Clarissa es acosada por un profesor que no la deja vivir, la envía todo tipo de regalos macabros y la sigue haya adonde va. Nuestra protagonista consigue entrar como jurado en un juicio, lo que a ella le parece que sera una especie de huida de su acosador. Pero a pesar de esta válvula de escape, no conseguirá huir de sus garras, puesto que esta presente en todos los momentos en que haya abandona el juicio, cuando deja la sala y acude a su domicilio, cuando sale de su casa por las mañanas, en el descanso del juicio, sin importarle que otras personas vean su conducta.

Pero a pesar de sufrir este acoso esta claro que Clarissa es una persona dependiente de los hombres, pues mientras Rafe la sigue a todos los lados, la espía y no la deja vivir ella se refugia en otro miembro del jurado, al que no le cuenta lo que la ocurre, pero comienza una relación con él.

Cuando acumula suficientes pruebas nuestra protagonista acudirá a la policía que tomara las medidas necesarias para protegerla, pero nuestro acosador siempre tiene un rescoldo por donde escapar.

En la novela hay dos discursos narrativos uno que tiene más fuerza y es el del acoso y esta narrado en segunda persona, remarcando el tú amenazante del hombre que la persigue. Y el otro en el que narra el discurrir del juicio, esta en primera persona.

Entrevista a la autora en El Mundo

Anuncios