Etiquetas

, ,


musicaSinopsis: Mónica y Ramón se conocen por azar, en un local nocturno, en el que ninguno de los dos pinta gran cosa. A veces, las historias comienzan así. Mónica y Ramón no han tenido mucha suerte en la vida, ni les quedan demasiadas esperanzas de tenerla alguna vez. Mónica es una periodista al borde de los treinta que subsiste con un subempleo que detesta. Ramón, mediados los cuarenta, se obstina en ser un misterio: no desvela a qué se dedica. Podrían no haberse vuelto a ver nunca, pero una semana después se reencuentran y la cosa ya no tiene remedio: la música que se les negaba empieza a sonar. Tiempo después, Mónica lo recuerda. En sus propias palabras: “Lo único limpio y hermoso que de veras he tenido”.

Si me preguntaran que me parece esta novela diría que bastante floja. La historia me parece algo que nos han relatado ya muchos narradores, chica joven se enamora de hombre 17 años mayor que parece que esconde un pasado que no quiere revelar. En este caso la incógnita que crea la novela y es la forma de tenernos un poco sobre ascuas es la profesión del protagonista.

Mónica viene de una relación con un hombre también mayor que ella y se embarca en esta sin saber apenas nada de Ramón, este es un personaje fuera de lo común  para Mónica, puesto que tiene unos valores que a ella en ocasiones la sorprenden, Ramón si le habla de su vida anterior, de que tiene un hijo con el que no se habla y que esta divorciado, solo le pide que no le pregunte por su profesión.

En un la segunda parte de la novela Ramón le dice a Mónica que la tiene que abandonar cuatro meses por cuestiones laborales y que no podrán verse, para la protagonista esto supone un duro mazazo, pues en su fuero interno sabe que se ha enamorado de él.

Para mí una de las mejores partes de la novela, es la que Mónica habla con Jaime el compañero de Ramón y le da algunas explicaciones de su vida.

Todo esto aderezado con música de los 70, 80, 90 y hasta el 2010 más o menos, puesto que sus sentimientos se los envían a través de la música.

También he de decir que el final me parece de lo más ridículo, las andanzas de ella de periodista haciendo un reportaje donde trabajaba él. Muchas partes de la novela me parecen poco creíbles.

La verdad es que me gusta más Lorenzo Silva cuando me cuenta las andanzas de Bevilacqua y Chamorro y el tema de la profesión del protagonista (que sinceramente me parece una tontería porque no se lo cuenta, es algo ya tratado en otras novelas).

Crítica en Babelia

Anuncios