Etiquetas

, ,


en-grand-central-station-me-sente-y-llore-192x300En Grand Central Station me senté y lloré, publicado por primera vez en 1945, y que muy pronto se convertiría en un verdadero libro de culto al ser traducida a numerosos idiomas, narra con un lenguaje prodigioso, lleno de imágenes tan originales como potentes, la pasión de su autora por un hombre casado del que se enamoraría incluso antes de conocerlo personalmente.

La obra de Elizabeth Smart no es una narración al uso como estamos acostumbrados sino que es una obra cargada de lirismo en la que nos narra como se enamora del poeta Georges Baker, cuando entra en una librería y encuentra un libro de poemas del autor. Tardara tres años en encontrarse con él y aunque el autor esta casado mantendrán una relación bastante tormentosa durante varios años y tendrá varios hijos con Baker. La novela tiene carácter autobiográfico.

Creo que Enrique Vila-Matas ha definido perfectamente esta obra como:

“Libro de una bella intensidad, extrema y rara”.

El discurso narrativo se sale de lo normal y esta lleno de continuas alusiones a poetas como Rilke, Milton, Blake y autores como Fray Luis de León, Shakespeare….

Cuando comienzas la novela parece que no tiene una trama en si, todo son continuas alusiones hasta que poco a poco te vas internando en las palabras de la autora y comprendes su pasión, su sufrimiento y su devoción por el hombre al que ama. Todo ello aderezado con la dosis perfecta de sensualidad.

Es una de esas pequeñas joyas que pueden conmover o habrá personas a las que les puede pasar desapercibidas a mi me ha conmovido y me ha parecido una prosa llena de gran belleza. A la vez que transmite el dolor, la devoción y la frustración de la protagonista.

No conocía a Elizabeth Smart pero creo que fue una autora que se enfrento a las convenciones de la época.

Enrique Vila-Matas. Me senté y lloré

Anuncios