Etiquetas

, , , ,


gileySinopsis: El giley es un juego antiguo. Los monarcas se jugaban a las cartas los doblones de oro y a veces el reino. Algunos, como el policía Cobos, se juegan la vida. Cobos es un policía que regenta un garito ilegal y, en teoría, se encarga de Lesiones y Menores en la comisaría. Cobos se dará cuenta de que ha repartido cartas de sospechoso en una partida que acabará entre rejas o aún peor.

Julian Ibañez es ese santanderino que nos ofrece novelas descarnadas ambientadas en lugares inhóspitos y personajes de mal vivir que hoy en día todavía pueblan nuestra geografía aunque nosotros huyamos de ellos.

¿Por que existe un lugar más inhóspito para desarrollar la novela que Puertollano? Con su refinería al lado, lugar insalubre. Tal vez otro lugar que se me viene a la cabeza tal vez serian los Monegros.

La novela de Ibañez no es fácil de leer, ni gusta a todo el público, creo que Ibañez es un autor de públicos minoritarios, cuesta entrar en su obra y te puede dejar un cierto regusto amargo, ¿pero no es ese el objetivo de la novela negra?.

La historia comienza con que al protagonista “el detective Cobos” una joven le da un golpe en la cabeza, pero este se queda fascinado con la misma, al cabo de dos días de recibir el golpe, Julia que es el nombre de esta mujer aparece muerta.

Hasta el final de la novela no sabremos cuales son las razones por las que han asesinado a Julia, ni quien, pero os adelanto que es una de los motivos más viejos del mundo.

Mientras se descubre el asesino pasará ante nosotros un desfile de personajes que pueblan nuestro mundo, tales como policías corruptos, clubs de alterne regentados por gente de mal vivir y mujeres que ya han perdido las ganas de seguir en este mundo, como Daniela.

Esta no es una novela negra donde se refleja la presencia de los nuevos delincuentes como las mafias del este o los inmigrantes, es una novela de gitanos, con los que siempre hemos tenido esos prejuicios el resto de la población española.

Cobos, no es un policía al uso, tiene un garito, no se le pone nada por delante y lo único que busca en la policía es pasar el día a día. No es un policía convencido.

La estructura de los capítulos en ocasiones tiene finales contundentes que pueden resultar no aptos para todo el publico, como en uno de ellos “Me la ventilo”.

Yo recomiendo a Julian Ibañez, pero sé que no convence a todo el mundo. ¿Por que?. Por que es una negra cruda y realista, que en ocasiones nos incomoda.

Excelente reseña en Protesis

Anuncios