Etiquetas

,


cansados_medSinopsis: A lo mejor están en la habitación de al lado, o tal vez en otro lugar. En general duermen cuando los demás están despiertos, y velan cuando el resto del mundo duerme. Son los cansados: los hijos adolescentes. Michele Serra tiene una mirada implacable hacia los hijos y hacia los padres, y narra los conflictos, las ocasiones perdidas, el sentimiento de culpa. ¿Cuándo ha pasado? ¿Cómo ha pasado? ¿Dónde nos hemos perdido? ¿Bastará, para el reencuentro, la desesperada y patética invitación a dar juntos un paseo por la montaña?

Lo primero que he de decir que la portada del libro me parece de lo más adecuada al contenido del mismo. Una escultura de Giacometti, al menos a mi me lo parece, saludando al adolescente y este le da la espalda, como diciendo no me interesa nada lo que me puede aportar la cultura.

La novela narrada en primera persona por el padre del adolescente y escuchando sus pensamientos dice mucho de las relaciones paterno-filiales hoy en día.

Esta claro que la adolescencia es una de las etapas mas difíciles que atravesamos los humanos en este mundo, pero los adolescentes de ahora en la mayoría de los casos son unos auténticos desconocidos para sus padres.

Los cansados como los denomina el autor en su libro creo que es una de las mejores denominaciones que se puede dar a estos jóvenes. En la mayoría de los casos aunque no me gustan las generalizaciones, carecen de inquietudes, se apoltronan en el sofá con la Play, el ipad, el  portátil y toda la tecnología que tienen a mano o viendo todo lo que pasa delante de ellos a través de la pantalla.

No dialogan con sus progenitores, los cuales cada vez se vuelven más condescendientes y les dan todo lo que desean para ganarse su cariño. Es más me sorprende la actitud de estos denominados “postpadres”, que muchas veces no se atreven ni a dar una bofetada a sus hijos cuando se lo tienen bien merecido.

El padre protagonista de la novela se sentirá completamente feliz cuando su hijo le acompañe a realizar “El paso de Nasca” una ruta que durante toda la novela esta presente y cuando su hijo alcance la cima el piensa que ya puede envejecer

Entre tormentas afectivas y sátira social, Los cansados penetra en el mundo desconocido de los hijos y en el no menos desconocido de los «postpadres». Un viaje hacia una generación que se ha extendido horizontalmente por el mundo y quizás desde esa postura pueda ver cosas que los «erectos» todavía no ven o ya no quieren ver.

Reseña en El Correo

Anuncios