Etiquetas

, , ,


244_H400321.jpgSinopsis: A pesar de ser el único librero de Alice Island, a A.J. Fikry no le gustan ni la posmodernidad ni el realismo mágico. Tampoco pierde el tiempo con historias sobre el Holocausto, libros infantiles o novelas románticas. Sus planes nocturnos consisten en encerrarse en un destartalado apartamento y acompañar un buen cuento clásico de comida basura y media botella de whisky. Porque, todo hay que decirlo, de la misma forma que a A.J. Fikry no le gustan la mayoría de libros, tampoco le suele caer bien la gente. Hasta que, de repente, alguien amanece sentado en el suelo de su polvorienta librería…
Esta es una historia de genuino amor libresco, destinada a todos aquellos que abren los libros para oler sus páginas y acarician el lomo cuando los dejan en la estantería. A.J. FIfry no es un dechado de cortesía, pero hay algo que tiene muy claro: somos lo que leemos. Más aún, nuestra vida está hecha de mil historias que nos acompañan a lo largo del camino y la buena literatura es una brújula que nunca falla.

Antes de hacer una reseña del libro he de decir que este libro esta escrito por una persona que ama tanto los libros como yo, tanto en su contenido como en su continente pues hace una referencia a lo que le gusta de los libros y probablemente es lo mismo que diría yo:

“Me gusta hablar de libros con gente a quien le gustan los libros. Me gusta el papel. Me gusta su tacto y me gusta sentir que llevo un libro en el bolsillo del pantalon. Me gusta como huelen los libros nuevos”.

A traves de 13 capitulos todos ellos con titulos de cuentos o relatos principalmente y alguna que otra novela, Gabrielle Zevin nos narrara la historia de un librero viudo y triste al que le cambia la vida cuando le dejan en su libreria a una niña de dos años.

Maya, asi se llamara la niña es una niña despierta y el librero en un fin de semana no puede evitar cogerle cariño y terminara adoptandola, mientras esto ocurre se cruza en su camino Amelie la nueva agente de una editorial a la que el librero no hacia mucho pedido, pero despues de un tiempo y tras leer una novela que le recomienda la agente, A.J. realizara pedidos más grandes en ocasiones sólo para poder verla.

El tema de la novela es bastante predecible y trillado, incluso el final que por supuesto no os voy a desvelar, pero lo resaltable de ella es el amor que se puede tener a los libros, como pueden influir en tu vida, alegrartela, cambiar la perspectiva de muchas cosas que das por sentado y por supuesto como hay un libro para cada persona.

Estoy segura que esta novela le puede resultar empalagosa a alguien que no le gusten los libros, pero a mi que soy una autentica adicta a la lectura me ha parecido una pequeña delicatessen.

Anuncios