Etiquetas

, ,


romanticidio«Estas son las tres premisas fundamentales al inicio de toda relación de folleteo:
1. no estoy enamorada de ti.
2. mientras me veo contigo no habrá otros hombres.
3. si a ti también te parece bien, divirtámonos mientras dure».

A Marzia Capotorti le gusta ir al grano. Tras decidir su carrera a suertes, cambia la facultad de Derecho por la barra de un bar. En el Verbe, prepara cócteles con profesionalidad y le da al sexo sin amor mientras habla sarcásticamente del género humano. No piensa en qué gastará su mísero sueldo porque lo que le obsesiona es otra cosa: morir de una muerte ridícula. Y lo cierto es que casi lo consigue…

Carolina Cutolo nos habla en en esta novela del Romanticidio, unión de dos palabras romanticismo y homicidio. Marzia la protagonista de la novela ha expulsado el romanticismo de su vida y su conducta en la vida es decir a todo el mundo lo que piensa sin pensar en las consecuencias de sus palabras.

Tiene un humor ácido que esconde mucha amargura, porque en el fondo Marzia necesita afecto, cariño y sobre todo romanticismo.

Cuando tras un accidente entra en coma, ve desfilar ante su cama a todos los personajes de su vida, los que trabajan con ella en el Verbe, su madre de la cual descubre una faceta totalmente nueva, ¿por qué? porque Marzia oye todas las conversaciones de los que pasan ante su cama.

A medida que va pasando el tiempo en esa cama de hospital sus principios se van desmoronando, se da cuenta de que esta enamorada de Lorenzo, de que su madre a la cual en cierta manera despreciaba es una gran mujer y que parte de sus compañeros la tienen cariño a pesar de su carácter. Y su mejor amiga que compartía todas sus juergas y principios ahora espera un hijo y esta enamorada de su pareja. Al principio esa sensiblería la pone de un humor de perros pero poco a poco cambiará su percepción de la vida.

Romanticidio es la historia de un nuevo despertar a la vida.

Anuncios