Etiquetas

,


Cubierta Bartleby BSinopsis:  Bartleby, el escribiente es una de las narraciones más originales y conmovedoras de la historia de la literatura. Melville escribió este relato a mediados del siglo XIX, pero por él no parece haber pasado el tiempo. Nos cuenta la historia de un peculiar copista que trabaja en una oficina de Wall Street. Un día, de repente, deja de escribir amparándose en su famosa fórmula: «Preferiría no hacerlo».
Nadie sabe de dónde viene este escribiente, prefiere no decirlo, y su futuro es incierto pues prefiere no hacer nada que altere su situación. El abogado, que es el narrador, no sabe cómo actuar ante esta rebeldía, pero al mismo tiempo se siente atraído por tan misteriosa actitud. Su compasión hacia el escribiente, un empleado que no cumple ninguna de sus órdenes, hace de este personaje un ser tan extraño como el propio Bartleby.

La novela nos narra la historia de un abogado de Wall Street que tiene trabajando para si a tres personas, dos escribientes y un chico de los recados, los escribientes seran: Turkey (Pavo), Nippers (Pinzas) y Ginger Nut (Bizcocho de jengibre), el abogado les pondrá una serie de apodos acordes con su carácter, Turkey sera un hombre eficiente hasta las 12 de la mañana, pero a partir de esa hora empieza a emborronar los documentos y a bajar el ritmo de trabajo, Nippers sera un buen escribiente pero tiene un carácter más difícil y le gusta beber, Ginger Nut sera un chiquillo de doce años que quiere ser abogado y sera el chico de los recados, su apodo le viene de que provee al personal de bizcocho de jengibre.

El abogado se vera desbordado de trabajo y decidirá contratar a otro copista, en ese momento entrara en escena Bartleby, se presentara un día en la oficina y será contratado.

En los primeros días Bartleby llevara a cabo su trabajo diligentemente hasta que un día el abogado le llama para examinar con el un documento y el escribiente dirá: “preferiría no hacerlo”, a partir de aqui esta frase sera una constante en todo el relato a cada requerimiento del abogado para realizar una labor por parte del escribiente este contestara: “preferiría no hacerlo”, llega un momento en que esta frase puede desesperar al lector, como me ha ocurrido a mi y pensar en que acabara todo esto.

Ante esta situación prolongada el abogado decide despedir a Bartbley, pues  descubre que vive en el despacho, pero cuando le dice que tiene que abandonar la oficina el copista le responderá con la frase de siempre, así ante la renuncia por falta del escribiente a abandonar el despacho sera el abogado el que se trasladara.

Al quedarse en la oficina sera detenido por vagabundo y en la cárcel con el tiempo se negará a comer, a pesar de que el abogado ha encargado al cocinero que le proporcione una buena comida mediante el consiguiente pago y finalmente Bartleby se dejará morir.

El filósofo francés Gilles Deleuze concluyó su ensayo «Bartleby o la fórmula» sobre la obra de Melville con un «Bartleby no es un enfermo, sino el médico de una América enferma». Bartleby ha sido también descrito como «una tuerca del engranaje que prefiere no seguir ejerciendo su función»

Se han propuesto también lecturas en términos de lucha de clases y de un trabajador alienado en el seno de una sociedad capitalista, así como, incluso, aquellas que ven paralelismos entre Bartleby y la figura de Cristo o bien un exponente de la teoría del libre albedrío.

Algunos autores han atribuido a Bartleby algún tipo de enfermedad como autismo o esquizofrenia, pero yo estoy más de acuerdo con los que piensan que es su alma la que esta enferma, creo que es un hombre profundamente triste que no tiene ningún aliciente en la vida, sólo conserva su libre albedrío el poder hacer o no lo que desea.

Anuncios