Etiquetas

,


 

miradaobservadorSinopsis: Un detective fracasado y solitario, obsesionado con una hija a la que busca desde hace años, es contratado por unos padres preocupados para que investigue a la pareja de su hijo. Ante la sorpresa del detective, la joven mujer se revela como una auténtica viuda negra capaz de matar a su marido con una insospechada frialdad. Tal vez para expiar sus propias culpas, el hombre se dedica a borrar cualquier huella que pueda inculparla. La historia transcurre ágilmente a lo largo de tres décadas y narra en detalle más de cien asesinatos, que dan sustancia a una de las novelas policiales más perturbadoras que se hayan escrito jamás.

La mirada del observador es un clásico de la novela negra con todas las letras, cumple con todos los requisitos: detective atormentado, viuda negra, persecuciones y antecedentes de los personajes que les hace comportarse de una manera que si esas carencias hubieran sido suplidas, tal vez no fueran lo que son.

El ojo es un detective contratado para seguir a la novia de un chico de clase acomodada, cuando este desaparece, a partir de aquí el detective será consciente que la chica matara al novio y no sólo a ese, al día siguiente se casara con otro y también le matara.

“Lucy Brentano. Eve Granger. Señora de Paul Hugo. Josefina Brunswick. Señora de James Brice.

¿Quién era ella?

Tenia los ojos verdes, gris azulados. Llevaba una cabra colgada de una cadena alrededor del cuello. A menudo posaba con las manos en las caderas. Comía peras. Fumaba Gitanes. Creía en las estrellas. Y había nacido el veinticuatro de diciembre.

Capricornio el símbolo del invierno.

La noche anterior había matado a un hombre y le había robado dieciocho mil dólares. Esta noche iba a matar de nuevo por  veinticuatro mil.”

 

Así comenzara una espiral de asesinatos en la que El Ojo se convertirá en cómplice de la asesina, pues en algunas de las ocasiones la ayudara a escaparse o en uno de los casos terminara con un hombre peligroso que se cruza en su camino.

El problema del detective es que identificara a la asesina con su hija desaparecida, de hecho en algunas partes la imaginación y la realidad se confunden, el detective piensa que esta protegiendo a su hija y por ello llega a internarse en terrenos bastante inhóspitos.

La novela tendrá alguna parte en la que aparece una cierta humanidad por la mujer de los mil nombres. Y a medida que avanza el tiempo el cansancio hará mella en ella hasta un final bastante predecible, pero no por ello menos propio de una novela negra como esta.

Novela original, considerada por Le Monde en 1983 como la mejor novela policíaca publicada en Francia en una década.

Al menos hay una adaptación cinematográfica francesa.

mortelleCrítica de Filmaffinity

Anuncios