Etiquetas

, , , , ,


0000022404.jpgLa muerte de Ignacio Garcia Valiño me ha dejado sobrecogida, no era un escritor que se prodigaba mucho en los medios, y nunca he leído una critica excesivamente buena de su obra.

El País Cultural

Pero a mi era un autor que me gustaba especialmente, sus novelas con un toque psicológico, siempre me daban que pensar. Como buen psicólogo conocía bastante el mundo de la mente humana y nos lo transmitía en forma de palabras.

García Valiño no solo se dedicaba a la escritura sino que también ejercía de psicólogo infantil y este hecho se nota en algunas de sus novelas como Querido Caín, también escribió literatura infantil y juvenil.

Su muerte me ha pillado con su última novela en casa y me he puesto a leerla sin más demora. Así que os pongo la reseña.

244_L342448.jpg Sinopsis: Isabel es una psicóloga en plena crisis de los cuarenta, separada y con un hijo adolescente conflictivo, cuya vida da un vuelco cuando uno de sus nuevos pacientes confiesa que ha matado a una persona. Este hecho le ayudará a Isabel a plantearse qué está haciendo con su vida y en qué se sustentan realmente las relaciones con las personas que la rodean.

A medida que transcurre la novela vemos como Isabel es una mujer que cada vez se ve mas aprisionada en su mundo, no sabe que camino tomar, por una parte la relación con su hijo es un desastre, pues es incapaz de poner unos limites para que su hijo de deshaga de la boa que tiene en casa y que a ella la tiene totalmente martirizada, es su hijo quien controla su casa y no ella quien controla la vida en su casa, cuando esta en ella.

Por otro lado su vida sentimental es un desastre, intenta establecer una relación pero es un fracaso y se pregunta si todavía esta enamorada de su ex marido Luis o siente una atracción hacia su cliente. En este maremágnum de sentimientos se encontrara ante una situación inesperada en su trabajo que la llevara al encuentro del amor definitivo.

Todos los esquemas de Isabel se rompen: Su vida profesional, cuando pierde a su socia por atender a este paciente, su vida domestica y sentimental.

Con un final un tanto precipitado y no muy propio de García-Valiño se cierra la novela. La pena es que no podamos leer nunca más ninguna de él.

Entrevista a Ignacio García-Valiño

Anuncios