Etiquetas

, ,


yo_fui_johnny_thunders_300x457Sinopsis: Francis, Mr. Frankie, decide regresar al lugar donde vivió las primeras cosas, su barrio. Se marchó de allí persiguiendo su particular sueño de rock’n’roll, que le llevó a acariciar con la punta de sus dedos una fama tóxica y efímera. Ahora Francis vuelve para dejar atrás la miseria y la drogadicción. Pero su viejo barrio son ruinas por donde aún deambulan su padre, su medio hermana, su primera novia y algún que otro amigo. Francis quiere empezar de nuevo y hacer las cosas bien. El problema son los atajos, las canciones de tres minutos, la imposibilidad de olvidar quién fue. Para Francis la línea recta es la distancia más retorcida entre dos puntos. De momento, sus facturas y sus noches no suele pagarlas él, pero esa situación no puede alargarse mucho más. Va a necesitar algo más que promesas para salir adelante. Eso sí, en una ocasión fue Johnny Thunders.

Carlos Zanón ha escrito una novela negra de las buenas a la vieja usanza, no la típica novela en la que hay un crimen y debemos pensar quien es el asesino, no esa no es de estas, Zanón ha escrito una novela de perdedores en los barrios bajos barceloneses, que parece que el tanto conoce, en este caso la zona de la Verneda, Horta y alrededores.

Francis el personaje de Zanón es un perdedor heroinómano que se quiere redimir, pero que su debilidad siempre le acerca al lado marrón o blanco de la coca, todo el que esta a su alrededor se ve avocado a algún tipo de desgracia, mientras el sigue de pie.

Su mundo era el rock, pero ahora ya es un viejo rockero fracasado a sus 47 años, que regresa a casa de su padre, pero el barrio ya no es lo que era, ni los protagonistas son los mismos, de hecho algunos de aquellos protagonistas están bajo tierra.

Cuando leía la novela me acorde de la película el hombre del brazo de oro, con todo en su vida y tirándolo por la borda por la heroína, eso en menor medida le pasa a Frankie o Francis, es curioso que leyendo una critica de no recuerdo quien, también establecía este paralelismo con esa película.

Entrevista a Zanón en “El Cultural”

Anuncios