Etiquetas

, , , , , ,


cartasSinopsis: Durante su solitaria estancia en el pueblo costero de Roquedal, una traductora, Carmen del Mar Poveda, recibe misteriosas cartas de un desconocido que le declara su intención de matarla. Las cartas son abandonadas en el muro que rodea su casa y el desconocido exige una respuesta. Comienza así un extraño intercambio epistolar, un juego de acertijos y falsas soluciones, de identidades y espejos, en el que, inexorablemente, se imbricarán las oscuras leyendas del pueblo, sus antiquísimas fiestas populares y algunos de sus más enigmáticos habitantes. Escrita en clave lúdica, siguiendo una estructura argumental que recuerda el juego múltiple de las cajas chinas, la novela aborda do manera brillante la idea de la muerte, ese asesino particular que siempre nos acompaña como interlocutor privilegiado de toda la vida, al tiempo que presenta la escritura como metáfora y espejo del destino humano. Estimada señorita. Voy a matarla y usted lo sabe, así que me asombra su silencio. La flor del almendro ya destella de blancura en las ramas, pero no advierto la flor de sus cartas en el muro. Eso no es lo convenido. Yo me tomo en serio mi papel de verdugo: haga lo mismo con el suyo de víctima. Le sugiero, por ejemplo, que se vuelva romántica.

La novela de Somoza es una de las primeras que escribió y ya apuntaba maneras, la historia es breve y a veces se hace un poco pesado el tema de las cartas entre Carmen y el muerto, pero si hay que destacar algo en esta novela yo destacaría las tres historias que nos relata Somoza en la misma.

Son pequeños relatos dentro de una novela: son el de Amparo Mohedano (recuerda un poco el realismo mágico de algunos autores sudamericanos), Eulogia Ramírez y Paca Cruz. Ya solo por estos tres relatos la novela merece la pena.

 

Anuncios