Etiquetas

, , , , , , , , , , ,


la-luz-en-casa-de-los-demas_9788432209727Sinopsis: Maria, una mujer libre y carismática, es la administradora del 315 de Grotta Perfetta, en Roma. Cuando muere repentinamente, deja una hija de seis años; y deja también una carta. La niña se llama Mandorla —Almendra—, y ya sólo su nombre encierra todo el encanto y el absurdo del que será su destino, ya que Maria ha dejado escrito que el verdadero padre de Mandorla es uno de los hombres que vive en el edificio.

Tras una asamblea de vecinos en la que nadie confiesa su paternidad, deciden criar a la niña entre todos. Así, Mandorla irá cambiando de casa de los 6 a los 17 años, adaptándose a cinco modelos de familia: será testigo de la soledad de Tina; vivirá la separación de Caterina y Samuele; acompañará a Paolo y Michelangelo al Orgullo Gay; se sentará a la mesa de los Barilla, una familia tradicional, y vivirá las turbulencias de la eterna pareja de hecho, Lidia y Lorenzo.

Y mientras Mandorla crece, se enamora y busca a su padre, Chiara Gamberale nos recuerda que, antes de ser mujeres, maridos, padres o hijos, somos personas: maravillosas y terribles, con una infancia que nos persigue. En esta luminosa novela descubrimos que la familia es una alquimia indefinible: quien la tiene es consciente de su peso, hasta el punto de querer librarse de ella, y quien no la tiene la desea como el único escenario posible de la felicidad.

Novela con un argumento original y con una frescura de la que carecen otras, se la ha comparado con la elegancia del erizo, pero yo con aquella no pude ni con treinta paginas, en cambio en esta la autora italiana le ha dado un toque cálido al tema a la vez que amargo.

Ante la perdida de tu madre a los seis años como le ocurre a la protagonista se le plantea el eterno dilema de quien es su padre, algo que desde los once años se va metiendo en su cabecita, hasta que a los 18 no sabe si quiere en realidad saberlo o no.

Nos presenta a los personajes, a medida que Mandorla cada año va cambiando de piso, todos ellos la profesan un enorme cariño y a la vez que vemos la relación que mantienen con la niña también nos ofrece una visión de los mismos con sus virtudes y defectos.

Yo destacaría a dos personajes que tienen especial cariño a la niña, uno la Señorita Polidoro, una mujer sola que se vuelca totalmente en Mandorla y la Señora Barilla, que es una autentica madre. Sin menospreciar el afecto del resto de los personajes, cada uno lo hace lo mejor que sabe.

Creo que es una novela sobre gente buena, novelas que no abundan mucho hoy en día.

Fragmento de La luz en casa de los demás

Anuncios